LOCAS COMO LAS CABRAS

LA LEYENDA DEL CAFÉ

Llevaba días que cada vez que salía a dar la vuelta el cielo era quien me llamaba a que lo contemplara cuando iba caminando, ese día en especial el azul celeste que lo pintaba, las pequeñas nubes como copos de algodón de un blanco impecable, hacía que fuera compenetrada en ver lo que en él sucedía .

Me iba deleitado viendo como se abigarraba con esas formaciones que poco a poco iban cubriéndolo, haciendo que todo luciera de una forma celestial, con las luces que el Hermano Sol dejaba escapar desde su gran linterna y les daba un toque muy exclusivo.

Había llegado como siempre a mi pequeño remanso, en donde a la sombra y con una dulce brisa que mecía y refrescaba, había descansado de esa jornada de calor agobiante, sin embargo, ese soplo recibido, había hecho que la vida regresara al cuerpo.

Con otro ánimo, con energía renacida, me fortalecí para el regreso.

Iba bajando la cuesta, entre ese sendero de rocas, cuando siento un balido inconfundible de un pequeño cabrito .

*

*

Seguí el descenso y de repente allá a lo lejos, lo veo, haciendo cabriolas, parado frente a la puerta cerrada de una casa, donde su llanto parecía pedir que le abrieran o que alguien se asomara.

Su madre y su padre, ahí estaban en el terreno atados.

Me fui acercando y enseguida al divisarme, bajó corriendo, entre balidos y más piruetas, que instantáneamente me sacaron una gran sonrisa, sin lugar a dudas es entendible el por qué dicen que están locas.

Bajó corriendo, saltando, haciendo contorsiones y se subió de un brinco a la rama de un árbol y ahí siguió sin que nadie la detuviera haciendo alarde de todo lo que era capaz de lograr con su cuerpo.

*

*

Subir, bajar, para volver a subir, para volver a bajar, cuando se dio cuenta que tenía quien la observara parecía que más se empeñaba en dar su espectáculo.

*

*

De repente, hizo un giro inesperado y se fue sobre su madre

*

*

a la cual empezó a darle besos,

*

*

jugar con ella, pararse en sus dos patas,

*

*

quedarse así derechita como caminando para atrás.

Me detuve un rato a mirarla, a deleitarme y contagiarme con esa alegría que emanan, que no se puede desconocer, que hacen que se les mire y la risa nazca.

Las cabras y más aún los pequeños cabritos parecen ser uno de los animales más felices de la naturaleza, que lo demuestran de una forma muy graciosa y nos llenan de regocijo al alma.

*

*

A parte son curiosas, le llama la atención el humano, cuando no lo conocen lo quedan mirando con mucho detenimiento como si quisieran que se les queden guardados sus rasgos o como si los estuvieran estudiando a través de su mirada. Dicen que tienen la capacidad de conocer las intenciones de ellos fijando la vista en sus ojos.

*

*

Esa mirada dulce y por momentos melancólica que tienen a pesar de la gran euforia de sus juegos, de esos retozos que de repente sin esperarlos le nacen de muy adentro.

Todo eso le da un aspecto que nos hace decir que están «locas», más allá que según parece esa expresión nació de cuando destetan al cabrito éste sale corriendo como loco, al revés de todos los animales que siguen a su madre y la pobre cabra ahí anda corriéndolo por todas partes, por eso se dice: «estás loca o loco como una cabra».

Cuenta la leyenda que fue gracias a ellas que se descubrió el café.

Kaldi, un pastor que vivía en la región de Kaffa en Etiopía, estaba en el campo con su rebaño de cabras, cuando observó cómo los animales comían unas bayas de color rojizo de un arbusto, tras ingerirlas, al ratito se mostraban con mucho más vigor y brío. Además, evidenció como los efectos les duraban mucho rato.

Decidió probar los frutos de la planta para ver que reacción tenían en él, se llevó una gran sorpresa al darse cuenta que experimentaba una sensación similar a la de sus animales, como si una gran fuerza y bienestar se hicieran cargo de su ser.

Recogió ramas, frutos y se las llevó a un abad amigo del convento de Kaffa, que de ahí se dice que viene el nombre que le pusieron de café.

Juntos realizaron una serie de experimentos, entre ellos una infusión, que resultó en una bebida tan amarga que acabaron tirando los frutos y las ramas a las brasas, fue ahí cuando un aroma intenso y embriagador, muy agradable, empezó a desprenderse.

Descubrieron que tostándolo y midiendo la cantidad daba como resultado una bebida deliciosa y que además ayudaba a los monjes del monasterio a permanecer despiertos en las oraciones que hacían durante la noche.

Así las cabras habían sido las responsables de develar al humano las propiedades del café.

Con la imagen de ese hermoso encuentro que había tenido, con la sonrisa dibujada abajo del cubrebocas, reconfortada por la brisa, mirando ese cielo azul impregnado de esas nubes arrepolladas, encaminé mis pasos de regreso.

*

*

Mientras caminaba con la mirada dirigida a esa inmensidad del cielo,  iba dándome cuenta como la vida con todos esos pequeños detalles que nos regala, logra revelarnos el sentido de habitar en ella.

MÉXICO

*

LA HORA DORADA

EN BUSCA DEL FRESCO (1)

EN BUSCA DEL FRESCO (2)

RESPUESTA

*

Te invito a visitar mi página de face

blog de themis

Y TAMBIÉN  EL BLOG

puedes encontrar otras entradas que te interesen.

Link Pagina Principal 1

GRACIAS A TODOS!!!! SALUDOS!!!!

FIRMA baja res

8 comentarios en “LOCAS COMO LAS CABRAS

    1. Sí, ellos enseñan, observarlos es aprender muchas cosas, desde actitudes, alimentos qué comer, formas de resistir dependiendo el lugar en donde te encuentres.
      Gracias a tí Joshua por leerlo y comentarlo, abrazo

      Me gusta

  1. La cabra, es el animal que más me gusta. Además en el horóscopo chino soy cabra. Me encanta, mi madre, cuando yo era niña, tenía dos cabras, el cabrero las recogía en la mañana
    para ir a pastear por el monte, y en la tarde, las dejaba en la plaza. Cada cabra sabía ir a su
    casa. Luego, mi madre la ordeñaba y yo la sujetaba los cuernos, para que no lamiera el cabello a mi madre; la cabra era mi amiga íntima, yo hablaba con ella… me encanta este animal. Por eso me ha gustado mucho tu entrada de hoy, Themis. Mi felicitación y mi abrazo.

    Le gusta a 1 persona

    1. Qué bueno Julie, es lindo animal, muy tierno.
      Aquí cuando se las lleva al monte a comer, ellas de regreso van corriendo solitas para la casa, o las vez pasar con su pastor, ahora si ellas marcan el camino.
      Me alegra mucho que te haya gustado y te haya llevado a esos hermosos recuerdos. Abrazo grandote

      Le gusta a 1 persona

Gracias por comentar...!!!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.