CRÓNICAS DESDE EL PATIO: EL DESAPARECIDO

PLUMA CAFÉ

En la anterior entrada les había dicho que el que había regresado era Pluma Café, aquella tortolita que casi en los inicios de este despliegue alado en el patio, se presentó un día, con una gran bravuconería, un poquito antes que aquella horda de «Los Malvados Grises» asolaran el espacio, parecía que él había sido parte de ellos, la vanguardia.

Llegaban por las tardes en La Hora Feliz, la del dos en uno, alpiste y arroz, desplazaban a los habitantes y se adueñaban ellos del lugar.

Momentos muy duros para todos los pobladores que tenían que ocultarse de ellos pues los agarraban a picotazos y en grandes peleas, donde las plumas volaban o les quedaban colgando de sus picos.

Pluma Café, que también había entrado en la escena con un aire bravucón, queriendo pelearle el territorio al Mandamás, que en ese instante había desplazado a Coquita, que sin lugar a dudas era el consentido, pues tenía una relación muy especial con quien daba la comida y eso lo hacía el blanco de todos los abusadores que aparecerían y querían esos privilegios.

Iba a hablar de Pluma Café, no ha contar la historia de los acontecimientos que sucedieron en el patio, más allá que son antecedentes del nacimiento de esta comunidad alada que ahora existe.

Siempre fue un ser muy extraño, llegaba con Pluma Blanca, su compañera, que se paraba en la cuerda del tendedero y desde ahí, perdida en su mundo más allá del bien y del mal, observaba todo lo que hacía su leal compañía, mientras ella en una paz, para admirarse, se quedaba abstraida.

Al principio se atrincheraba en el patio, sobre todo en una parte, sacaba a todos los que se acercaban a picotazos, o los corría a alazos, se ponía en una actitud muy provocadora, hubiera o no hubiera comida.

Muy pero muy peleonero o con alguna dificultad de relación, después de la llegada de los «Malvados grises», se suavizó un poco, habían sido la horma de sus zapatos, aunque eso de mantener a todos a raya no se le quitó.

Era muy gracioso verlos, pues mientras él como un guerrero apache se paseaba sin dejar que nadie se le avecinara, los otros se paraban o se quedaban sobre el muro mirándolo, como si fueran espectadores del show que daba.

*

*

A veces hasta a la misma Pluma Blanca, su compañera, cuando se le aproximaba la sacaba cortita, más allá que al ratito, se ve que cuando se le pasaba la neura, se le acercaba y le hacía arrumacos y dejaba que pasara a su «dominio».

Cuando llegó con su ala que la arrastraba, me imagino que de tanto dar alazos y no detenerse se le había lastimado, ahí se puso un poco más sumiso, ya no buscaba pleito y compartía,  hasta cierta distancia, se relacionaba con los otros, y después de esto, peleaba pero no tanto.

Su ala se curó, siguió viniendo, sin embargo un día desapareció, no se le volvió a ver, salvo de vez en cuando, pero no era asiduo.

Hasta que regresó, hace un poquito de tiempo y trajo consigo nuevamente sus viejos bríos, esos de la intolerancia a sus congéneres, los correteaba, los perseguía, se había vuelto a hacer la separación.

Más allá que una vuelta llegó, pero se le veía mal, no era el mismo de siempre, no llevaba con él ese garbo, para colmo a lo largo del tiempo hubo muchos nacimientos donde una nueva generación más joven y con fuerza no permitía que nadie los bravuconeara y empezó a tener la respuesta, era a él a quién corrían a picotazos y alazos.

*

*

Muy triste era verlo, o por lo menos a mí me sucede que me conduele cuando cae un grande, sin importar quién haya sido, pues desplomarse de tan arriba debe ser muy dura la caída.

Mientras les daba de comer observaba ese nuevo comportamiento que tenía, donde ya se limitaba a obtener algunos granos, había perdido ese estilo de guerrero apache que solía lucir, ese caminar erguido, ese sentirse el dueño y que a todos dominaba. El caer desde el cielo sobre todos ellos y corretearlos. Eso sí, no le quedó de otra que adquirir un poco de humildad.

*

*

Cada día que llegaba estaba peor, a veces se quedaba acostadito en el patio sin moverse, se le sentía cansado, derrumbado, como que le costaba andar en la vuelta, todas sus plumas estaban desalineadas, como si estuviera enfermo o algo había sucedido con él. Ya no le importaba que hubieran otros a su alrededor, hasta parecía que le gustaba o por lo menos no tenía fuerza para corretearlos.

*

*

Cuando se iban todos le acercaba un poquito más de comida para que pudiera saciarse tranquilo sin persecuciones, bueno compartiendo con los gorriones que esos siempre y no les importaba que ahí estuviera, ni miedo le tenían.

Un día desapareció, ya no ha regresado, quién sabe si será como la vez anterior que tardó mucho tiempo en dejarse ver o ya no volverá.

Uno de los personajes más emblemáticos de una época en el patio, que trajo mucho que hablar, que cambió en una parte la dinámica del mismo, esperemos a ver que depara el futuro, ese que siempre llega, aunque no lo queramos.

Por otra parte, algo nuevo que me tiene maravillada, el rosal ese ser que vino a embellecer la flora del lugar, parece que le gustó su nuevo espacio y como presente  comenzó a saca una hojita, muy tierna, muy delicada, muy tímida.

*

*

Pasaron los días, vino la primera lluvia esa, la que llegó con Agatha, el huracán que andaba dando vueltas y que bueno, pasó por arriba en este estado pero lo bañó un poquito con unas gotas, eso hizo que el nuevo amigo se pusiera muy contento y nos regalara con el nacimiento de un incipiente pimpollo.

*

*

Ahora sí, hay que cuidarlo para que abra, se muestre en todo su esplendor y de esa forma dilucidar esa curiosidad que me acecha: saber de qué color son sus flores.

MÉXICO

***

CRÓNICAS DESDE EL PATIO: LA TRIFULCA

CRÓNICAS DESDE EL PATIO: LA SALIDA DE LAS REINAS

CRÓNICAS DESDE EL PATIO: EL CAOS AUDITIVO

***

Te invito a visitar mi página de face

blog de themis

Y TAMBIÉN  EL BLOG

puedes encontrar otras entradas que te interesen.

Link Pagina Principal 1

GRACIAS A TODOS!!!! SALUDOS!!!!

FIRMA baja res

8 comentarios en “CRÓNICAS DESDE EL PATIO: EL DESAPARECIDO

  1. Si, son increíbles, las tórtolas. Y me creo todo lo que cuentes de ellas. A veces, una no eja comer a la otra, juegn, se picotean y son coquetas. Me gusta mucho lo que cuentas y cómo lo cuentas. Eres genial, Themis. Te mando mi abrazo y cariño.

    Le gusta a 1 persona

    1. Gracias, eso me alegra, si son muy divertida las tórtolas y las mexicanas son muy territorialistas y peleoneras, aquí en el patio están todo el día y en las tardes llegan todas juntas y bueno se da un hermoso reallity y se ve el comportamiento de cada una, más cuando ya son varios años de conocernos. Un abrazo grande

      Me gusta

    1. Toda la razón, ahora están los más jóvenes que no se dejan, más con lo mal trecho que andaba.
      El brote todo un enigma hermoso, una espera saber cuando abra ese color que guarda, gracias, Eva, un abrazo bien grande

      Me gusta

  2. Las tórtolas siempre simpáticas, una lindeza el verles así; tu relatoría dice mucho más, puesto que logras apreciar y observar sus conductas respectivas.

    Aparte, se vuelven inquilinas dentro de tu morada (bueno, en el patio trasero o jardín) y qué mejor siempre tenerles presentes. Me encantó, te deseo todo el éxito del mundo y un amplexo.

    Le gusta a 1 persona

    1. Gracias Daniel, son bien chistosas más cuando se las regaña, ponen unas caras, abren unos ojos, son mis compañeras, ellas y los gorriones, otros personajes cada uno con su propia personalidad y digamos sus «manías».
      Te mando un gran abrazo y que la pases bien

      Me gusta

  3. Gracias Themis me encanta leer estas crónicas del patio que con tanta maestría señalan que lo natural, para manifestarse, no requiere más espacio que el necesario para albergar errores. Y al final sólo el olvido nos aguarda. Un abrazo.

    Le gusta a 1 persona

Gracias por comentar...!!!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.