LA PITAYA, DELICIA DEL DESIERTO

YA APARECIERON

Llegó mayo y con el trae a la pitaya, esa fruta milagrosa del desierto que regala un sabor inigualable por su frescura y humedad, en este mes en que el sol abrazador no tiene misericordia de los seres que habitan esta tierra y los va disecando, volviéndolos pasas.

Presente que el desierto nos tiene reservado a todos aquellos que habitamos en él, esas frutas tan deliciosas, que adornan a los cactus de tallos columnares.

Hoy por sorpresa sin esperármelo me trajeron de regalo, los primeros de este año.

*

*

Enseguida lo partí, apareció esa pulpa púrpura fuerte con cientos de puntitos negros, los ojos se abrieron grandotes frente al deslumbre de color, una cuchara comencé a hundir en ella, mientras el cuerpo parecía que se relamía por tenerlo ya dentro de la boca, tomé un pedacito, lo acerqué a ella, inmediatamente empezó a deshacerse, ese sabor dulce y muy jugoso deleitaba a las papilas gustativas.

El cuerpo se apoderaba de una gran alegría, reaccionaba frente a ese shock vitamínico que le llegaba.

*

*

Son frutos pequeños de forma variable, ovoides, redondos, globosos, están cubiertos por una cáscara delgada con pequeños anillos de espinas, que van desapareciendo a medida que el fruto madura.

Hay de diferentes colores de pulpa, blanca, morada, roja, amarillenta.

En México, la pitaya se produce desde épocas prehispánicas, de hecho, sus hallazgos se remontan hasta los años 6,500 A.C. La cultura mixteca que es una de las que habitó estos parajes, aprovechó la planta para diferentes usos pero el que predominó fue como producto alimenticio.

La pitaya y la pitahaya, mucho más atractiva por fuera, que es su pariente, salvo que no tiene espinas a pesar de salir de un cactus, contienen propiedades nutritivas, vitaminas C, B (B1 o tiamina, B3 o niacina y B2 o rivoflavina), potasio, hierro, calcio y fósforo, además de ser bajas en calorías y de ayudar a la digestión por ser ricas en fibra.

Es comúnmente utilizada para tratar la anemia por su aporte rico en Vitaminas (A, B, C) y minerales (Hierro,Calcio, Fósforo).

Sus antioxidantes ayudan a retrasar el envejecimiento celular y lucir una piel más saludable, pues además estimula la producción de colágeno, con lo que aparte aporta beneficios a las uñas, dientes, huesos y cabello.

La cantidad de fibra y agua que contiene y los ácidos grasos de la semilla mejoran el  funcionamiento intestinal.

Baja los niveles de azúcar en sangre, estimula la producción de glóbulos y plaquetas.

Mejora la visión y relaja el sistema nervioso.

*

foto tomada de internet

*

Desde épocas precolombinas fue utilizada en la creación de aguas refrescantes, tizanas y dulces, a medida que el tiempo iba pasando se incrementaba su uso en repostería como mermeladas, gelatinas, tartas, helados, y muchos otros que cada pueblo ha ido descubriendo.

Sin lugar a dudas, es uno de los sabores del desierto, una gran delicia que se extiende por la mayor parte de América.

Cuentan que cuando los conquistadores españoles llegaron quedaron muy sorprendidos de ver estas plantas con muchas espinas que crecían en condiciones de una gran aridez, pero más se sorprendieron cuando vieron a los nativos tomar el fruto, partirlo y comerlo.

Decidieron probarlo y se llevaron una muy grata experiencia al descubrir ese sabor fresco y dulce, que no podían decir que les recordara algún otro que hubieran comido en su vida.

La comenzaron a llamar pitaya, que era un nombre antillano.

Florece como un mes antes de que de sus frutos, hay con flores blancas, amarillas o de un rosado tenue, aparecen en la parte superior de los brazos del cactus.

*

foto tomada de internet

Sus flores son hermosas, como la mayor parte de las que adornan el desierto con sus diferentes tamaños, formas y colores, muchas de ellas muy simples y sencillas, sin embargo, con su fragancia atraen a sus polinizadores y perfuman su espacio.

Como abren en la noche quienes la suelen polinizar son los murciélagos magueyeros, que están preparados para ello, a través de unos hocicos largos que han desarrollado.

*

*

También algunas veces los colibríes en las primeras horas de la mañana se acercan a ellas y mientras liban el néctar para tener un dulce despertar, toman del polen para polinizar.

*

*

Dentro de poco se le sumará la pitahaya otra de esas frutas que parecen de otro mundo, que vienen a llenar de vida y tonalidades a todo su alrededor, dando ese detalle luminoso a la uniformidad que en general se encuentra en este ambiente.

MÉXICO

*

Agradezco las fotos tomadas de internet

*

Te invito a visitar mi página de face

blog de themis

Y TAMBIÉN  EL BLOG

puedes encontrar otras entradas que te interesen.

Link Pagina Principal 1

GRACIAS A TODOS!!!! SALUDOS!!!!

FIRMA baja res

21 comentarios en “LA PITAYA, DELICIA DEL DESIERTO

    1. Si sorprende como la Naturaleza guarda en si misma el alimento y el remedio para todo, lamentablemente hicimos mal uso de ella y se nos está acabando. Ahora compramos y se hacen cultivos extendidos y para nada es lo mismo. Gracias Carlos un abrazo grande

      Le gusta a 1 persona

    1. Si, son se puede decir de la misma familia la pitahaya no tiene espinas y es más extraña por fuera de un color magenta con verde y adentro es blanca o roja con puntos negros.
      Gracias Eva, pruébala pues es un gran alimento sobre todo en el calor. Abrazo grande, y una linda semana

      Me gusta

  1. Hola Themis, ¡qué bonitas fotos acompañan tu relato! Fíjate que las conozco y las he probado, son absolutamente deliciosas, aunque muy frágiles. Hace poco pasé por carretera cerca de una región pitayera de Jalisco, creo que se llama Techaluta de Montenegro. La gente local se pone a vender las pitayas a lo largo del camino, también venden pan de pitaya. Refrescantes y deliciosas, así como tu entrada que disfruté mucho. Saludos.

    Le gusta a 2 personas

    1. Sí, Ana, super frágiles y duran muy poquito, es un tiempo que se esfuma, por eso hay que aprovecharlas cuando hay. No sabía que hacían pan de pitaya, buen dato, en cada lugar logran incluirlo como alimento en todo lo que hacen. Un abrazo grande y gracias

      Le gusta a 2 personas

  2. Sí, tanto la pitaya como la pitahaya son una delicia y más con tal frescor para este período tanto primaveral como próximamente estival. Entonces, ¿una nieve elaborada con esta fruta? ¿Agua natural o consumirle directamente de la cáscara?

    Qué mejor que todo está acompañado con imágenes tanto de los frutos como de animales, ese colibrí luce muy folclórico para mi gusto. Excelente, en verdad.

    Como siempre, probo me siento de leer esto y mejor en día domingo. Éxito, hasta la próxima.

    Le gusta a 1 persona

    1. Si, una nieve, un agua refrescante, con ese color tan llamativo, que te atrae y no te suelta, si los animalitos voladores son parte de este proceso, aquí hay unos colibríes pequeñitos, pequeñitos que son un deleite verlos volar. Un abrazo y gracias

      Le gusta a 1 persona

Gracias por comentar...!!!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.