CRÓNICAS NOCTURNAS: EL DESENLACE (3)

“Un hombre muy sabio dijo una vez que moriremos por falta de asombro, no por falta de cosas asombrosas.”
Stanley Tucci

Actor, director, productor y escritor estadounidense

El Sombrerón ni se asomó, me quedé esperando después que esa ráfaga de seres obscuros como tizones del infierno de cuatro patas, pasaron a toda carrera frente a la ventana.

-¡Claro!- le dije a mi misma, que estaba en su quinto sueño- si ese no es de aquí, vive más para la frontera, no creo que se aventure a llegar tan lejos, aunque uno nunca lo sabe.

Ni contestó, estaba flotando  en una visión de opio por quién sabe qué parajes de las sierras oníricas.

De repente se escuchó un suave sonido como si ya esa alarma que se había escuchado de ese pequeño pajarillo que gritaba, pues no podía decir que era un canto, se estuviera acallando. Había sido su último sollozo.

-¿Quién sabe qué le está pasando a todos estos animalitos que andan como loquitos?. Eso sí, no se puede negar que algo está atravesando la atmósfera.

¡Vaya locura!. Se sentía un ambiente muy tenso, como si la Muerte hubiera cabalgado sin dejar huellas.

*

*

Me regresé al principio cuando empezó toda esta historia, ahí andaba con el cambio del clima, con esos coletazos que da, que hace plantearse que hay que mudar el pensamiento, la forma de ver las circunstancias, adaptarse a lo que sobrevendrá, una realidad que no se sabe cuál será.

Todo estaba desierto, ni un humano se escuchaba, el frío mortal no daba chance de nada, en el día con el calorcito todos estaban alegres y felices de que se diera un sosiego a esos cambalaches abruptos a los que nos sometía el  tiempo, como si se estuviera tomando una revancha con todos los seres vivos en la faz de estas tierras.

¿Así será de aquí en adelante?. ¿Será que nos tenemos que acostumbrar a esos caprichos a los que lo hemos sometido?. Pensar que era tan esperable, tan programado……….lo que era, fue, ahora es lo que se le antoja o lo que sus emociones le permiten.

Dicen por ahí que los animalitos están innovando las costumbres por los cambios a los que hemos supeditamos su hábitat, entre el humano y el cambio climático es toda una suerte de renovación, por eso cada día nos estamos volviendo más bipolares, pues aunque no lo creamos esas alteraciones también nos someten a nosotros sin que nos demos cuenta.

Nuestras emociones se trastornan, pasar del frío al calor o al revés, por un lado nos templan, ahora sí, si no se es fuerte o se está bien consciente de ellas nos avasallan, por eso hay que empezar a prepararse antes que sea demasiado tarde y nos agarre desprevenidos, pues hay que cambiar patrones catastróficos o de desesperación pocos realistas que por momentos nos empiezan a abrumar, nos hartan, nos agotan.

Identificar, asumir y gestionarlas, «la tríada del autoconocimiento», es útil ponerla en práctica en estos momentos.

Tal vez, tengamos que cambiar al asombro, a esa impresión que viene después de la sorpresa, regresar a ella, a la que de niño era nuestra naturaleza, abrir los ojos grandotes, la boca que los acompañaba y sorprenderse de todo lo que pasaba, como si la vida fuera magia pura para ser desentrañada, para descubrir que había detrás de eso que se presentaba sin importar si era positivo o negativo, esa sed de investigar, esa, la que nos lleva al conocimiento, a encontrar caminos nuevos, a adentrarnos en nuevas realidades, al descubrimiento y nos abre a la revelación. Atrevernos a andar por esos senderos que muchas veces ni movernos necesitamos para hacerlo. Prepararnos para esa muerte inminente que nos aguarda, muy atentos para cruzar el umbral y encontrarnos en ese Más Allá que tal vez nos ha de sorprender.

*

*

 “El mundo de los niños es fresco y nuevo y precioso, lleno de asombro y emoción. Es una lástima que para la mayoría de nosotros esa mirada clara, que es un verdadero instinto para lo que es bello y que inspira admiración, se debilite e incluso se pierda antes de hacernos adultos.”

Rachel Carson

Bióloga marina y conservacionista estadounidense que contribuyó a la puesta en marcha de la moderna conciencia ambiental.

Ahí me quedé un buen rato mirando por la ventana a la obscuridad, como buena vecina chismosa, que se encarga de espiar a todos los animalitos del barrio, para ver si en realidad le ayudan a develar eso que está pasando, que les provocó tanta agitación en esta noche marcada por lo inesperado o si por esas casualidades pasa el Sombrerón, que tal vez dejó su tierra para conocer algo nuevo, pues la jauría sin lugar a dudas pasó bramando.

¿Será que acaso la vida nos está mandando una nueva posibilidad para regresar a la frescura de lo desconocido?.

Y preguntarse de paso, ¿existe alguna intención o voluntad detrás de esto que sucede?, alguien dijo por ahí que era una buena interrogante para empezar a filosofar. Total nada se pierde con ponerla en práctica.

Ahí me quedé divagando pues eso no cuesta nada. El silencio se había instalado muy callado, penetrante como si la realidad se hubiera paralizado.

Vamos a ver ahora que nos depara el día cuando amanezca, igual nieva.  

MÉXICO

*

CRÓNICAS NOCTURNAS: LA BATAHOLA 1

CRÓNICAS NOCTURNAS: EL SOMBRERÓN 2

Agradezco las fotos tomadas de internet

***

ABRI LA PÁGINA DE FACE

BLOG DE THEMIS

¡ÉCHALE UN OJO!

 Te invito a que te des una vuelta por el blog,

donde encontrarás otros posts que te pueden atraer.

Imagen Link MENU PRINCIPAL B ByN
GRACIAS A TODOS!!!! SALUDOS!!!!
FIRMA baja res

15 comentarios en “CRÓNICAS NOCTURNAS: EL DESENLACE (3)

  1. Dicen que a los niños hay que regalarle pocos juguetes y muchas experiencias. Pero para que dejen a los padres tranquilos, les regalan muchos juguetes y tecnología innecesaria.
    Después van a ser adultos con menos capacidad de asombro que nosotros.
    Bueno, «así está el mundo amigos», como decía el informativista aquel.
    Un abrazo virtual y no nos queda otra opción que ir adaptándonos.

    Le gusta a 1 persona

    1. Hacia ahí se marca el camino, no se necesitan personas con capacidad de asombrarse y pensar por si misma sino aquellas que se le apunte la dirección y tome ese rumbo.
      Por eso a los que tenemos cerca tenemos que darle el chance que no pierdan esa capacidad pues ellos harán la diferencia. Gracias Ruth, un abrazo grande

      Me gusta

  2. Sí que es cierto, pasamos de la seca a la inundaciòn sin transición y del horno a la sartén tan rápido que el frío apenas alcanza para enfriar lo pies. Lo que tiene grave importancia. Un abrazo.
    Al final nos quedaremos con las ganas de saber que provocó esa cabalgada nocturna?

    Le gusta a 1 persona

  3. Aquí se anuncian nieves para este fin de semana… Los animalitos, aves, están callados. Saben enfrentarse al clima mejor que nosotros… necesitamos plumas para volar al árbol y desde allí
    ver lo que pasa por la noche… Aunque yo prefiero la estufa y mirar por la ventana. Sugerente prosa, Themis. Como siempre, un placer seguirte. Besos.

    Le gusta a 2 personas

Gracias por comentar...!!!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.