LA CERCANÍA DE LA NAVIDAD

«Pero mira cómo beben los peces en el río
Pero mira cómo beben por ver al Dios nacido»

El pueblo amaneció navideño, se sentía un coro de niños que iban cantando, mientras los silbatos sonaban como acompañamiento, lindas las voces que avisaban que ya estamos cercanos a ese nacimiento que todos los años llega para recordarnos ese instante donde el ser humano se vio conmovido por un ser que vino a estar con él en un trecho del camino de su historia, dejar plasmada una huella para ser seguida de paz, amor, de cambio y un antes y un después de él para los occidentales, como si a partir de ahí existiéramos.


«Beben y beben y vuelven a beber
Los peces en el río por ver al Dios nacer»

Ya se encendió el árbol del parque todo un acontecimiento que acompaña estas fechas, se montó el pesebre, se dio ese toque que nos marca que si bien todo es un continuo hay un parte agua, creado para hacernos recordar y darnos la idea ilusoria de que pueden suceder un cambio sin que nosotros trabajemos internamente en él.

Ahí pasaron esas voces dulces entonando el villancico, los silbatos al aire y las risas infantiles.

Las canciones no varían, los peces que beben, las campanas que suenan, la noche anunciada, el niño tocando el tambor, año con año es lo mismo, hay veces que me he preguntado si no hay nadie que haya creado algo nuevo, algo que pueda dejar que ese «parte agua», que adelanta al nuevo año, se identifique de otra manera o, ¿serán los himnos que seguirán siglo tras siglo anunciando aquel instante que se ha vuelto un gran estereotipo que en la actualidad solo lleva a las compras, a las grandes comilonas, a beber y poco tiene que ver con el supuesto festejado?.

En la tarde salí a dar la vuelta, el cielo estaba gris en algunas partes obscuro e intenso, lúgubre, de luz homogénea, como si los grises se fueran apoderando del entorno, encerrándolo, haciéndolo presa de ese sentimiento que emanaba, de frialdad, de melancolía, donde parecía que las luces y las sombras se desdibujaban, se desvanecían.

En un momento una tenue brisa que subía por la calle dejó sentir ese clima que congela.

Seguí mi camino rumbo a ver cómo había sido montado el nacimiento, con qué había sido adornado, qué era lo que mostraría de la característica de este pueblo. Me gusta descubrirlo.

No iba sola, apenas salí se apareció Chispita, la perrita homeless que vive en la cuadra, corriendo a mi lado y saltando, estaba bien contenta de verme, más allá casi a diario llega a la casa por algo de comer o por agua o a dormir un rato sin nada que la perturbe, protegida, se nos sumó el perro negro, ese que también ronda la cerrada, ya que los vecinos y en la casa se les da a veces de comer.

*

*

Él iba bien lento, como cansado caminando a la distancia como si no se atreviera, como que aún no tiene confianza o de tanto rechazo o desconocimiento no busca el afecto, lleva con él esa «tristeza larga», de vez en vez cuando lo miraba o le hablaba hacía un mínimo movimiento con su cola, todo un esfuerzo, sin embargo demostraba con ello que algo le alegraba dentro.

Llegamos al nacimiento, me puse a mirarlo ellos ahí al lado, me daba risa la compañía con la que contaba, eso sí, de un amor y de un contento de verme que sacan las sonrisas más plácidas y nutritivas.

El pesebre estaba adornado con piezas de ónix, típicas de la región en donde hacen verdaderas obras de arte con él.

Hay muchas canteras de las cuales se extrae.

*

*

El ónix es considerado una piedra semipreciosa, una variedad de calcedonia de donde también sale el ágata, salvo que tienen las vetas diferentes.

Desde la antigüedad se usaba en la joyería, se realizaban diferentes cuencos y otras piezas.

Los romanos la llevaban a la batalla con el Dios Marte grabado en ella para que los protegiera, muchos pueblos las usaban como amuleto.

En la actualidad se emplean para la protección de energías negativas, ya que al ser una piedra porosa tiende a absorberla, resguarda también contra las envidias, los celos, el mal de ojo.

Aleja las pesadillas durante el sueño y nos regala un descanso plácido y en paz, por eso se aconseja, tenerlas en la casa.

Nos dará fortaleza para superar los miedos, limpiará nuestra aura, nos regalará un humor ligero y gozo.

Estuve un rato contemplando el pesebre, coronado por una estrella, la luna, por hongos, los ángeles, la vela.

*

*

Todo parecía que emanaba las vibras protectoras para el pueblo, para la región, buena elección para los tiempos que se están viviendo, el honguito sanador, la luna naciente, las estrellas puntos de luz del Cielo, la vela la luz de la Tierra y los ángeles como custodios.

-En la noche cuando prendan las luces que lo acompañan se debe ver hermoso, donde surgirá la luz cálida del ónix- le comento a mi misma

Las piezas pintadas, que presentan diferentes instantes del desierto, los elementos con que regala a sus habitantes, con seguridad creados en algún taller que se impartió o por los artistas locales.

*

*

Volteé y ahí estaba Chispita mimetizándose con los colores del nacimiento y el Negro a lo lejos manejando la distancia prudencial.

Me dispuse a ir a ver si a pesar de las nubes, el cielo me regalaba la posibilidad de ver salir a la última luna llena del año.

Cuando cruce la calle, y seguí caminando ahí los dos se detuvieron, no me siguieron, se quedaron frenados mirándome para darse la vuelta de retorno a la casa, se ve que ya no es parte de su territorio y sí, pertenece a otros que muchas veces los he visto hacer gala de su bravura y hay momentos que se junta una banda grande.

*

*

Sin muchos contraste, con una luz que por momentos se volvía muy intensa y plana a pesar de las nubes que impedían su llegada, me sumergí en ese pueblo desierto que se abría frente a mi mirada.

CONTINUARÁ….

MÉXICO

*

Te invito a visitar mi página de face

blog de themis

Y TAMBIÉN  EL BLOG

puedes encontrar otras entradas que te interesen.

Link Pagina Principal 1

GRACIAS A TODOS!!!! SALUDOS!!!!

FIRMA baja res

6 comentarios en “LA CERCANÍA DE LA NAVIDAD

  1. Me encanta tu experiencia navideña, Themis, con esos personajes, con Chispita, qué linda… y no dudo que es un hermoso Nacimiento el que te rodea. Deseo que pases lindos días, que el espíritu
    Navideño te rodee y que seas feliz y tengas paz, salud, alegría… y todo lo bueno que mereces
    tener. Mi abrazo fuerte. Gracias por ofrecernos estos deliciosos pasajes. Besos.

    Le gusta a 2 personas

Gracias por comentar...!!!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.