CRÓNICAS DESDE EL PATIO: DON GOYO

HIPÓTESIS SOBRE LOS ÚLTIMOS ACONTECIMIENTOS

En la entrada anterior les contaba que las tortolitas andaban extrañas, con eso que parecía que alguna vibración las hacía quedarse como paralizadas y que en cierta forma no sabía qué era lo que les estaba sucediendo, al igual que tenían algunos comportamientos fuera de la norma, me quedé con la intriga de si algo había en el lugar o en el ambiente.

*

*

Me puse a investigar un poco acontecimientos que estuvieran pasando por los alrededores, una de las cosas era que dentro del pueblo estaban fumigando, parece que el dengue anda suelto y que se están dando muchos casos y los mosquitos se están reproduciendo y haciendo estragos, con eso que las lluvias se incrementaron, la temperatura que subió por unos días, un contexto propicio para que nos invadan, pudiera ser que estuvieran medio intoxicadas, pero en realidad no se las veía mal, sin embargo…..

Otras de las cosas que también estaba pasando era que Don Goyo se había enojado, parece que no se había despertado de buen humor o con salud óptima y luego de un gran estornudo que lo hizo sacar cenizas por su boca por un buen rato y provocó una gran sacudida a su alrededor, siguió por largo tiempo con un tremor de baja y mediana extensión, eso dijeron.

Así estuvo por días, exhale vapor de agua  y gases en largas columnas blancas, de vez en vez hacía que bajo la tierra todo se moviera más allá que no siempre es percibido por los humanos, parece que las aves son mucho más sensibles para estos tipos de acciones naturales, quién sabe si estaban las tortolitas sintiendo este incremento de actividad volcánica, que si bien no está tan cerca, dicen que se puede registrar la actividad con aparatos a kilómetros de distancia.

*

*

Era lo que estaba en los alrededor, por lo menos de lo que me pude enterar, hipótesis que quizás nunca se lleguen a dilucidar, sin embargo hay que tener en cuenta por si se vuelven a repetir los comportamientos en algún momento bajo los mismos hechos.

Al Volcán Popocatépetl, se le conoce también como Don Goyo, ya que según cuenta la leyenda de los pobladores de Santiago Xalitzintla, una pequeña comunidad a unos 12 kilómetros de distancia, una vez hace ya muchísimos años caminaba por las faldas uno de los habitantes y se le apareció un hombre desconocido  y dijo llamarse Gregorio Chino Popocatépetl.

*

*

Se presentó como la imagen del espíritu del volcán, era ya un hombre de edad avanzada y lo alertó de que él les iba a avisar cuando hubiera algún peligro de erupción.

Cuentan que a la primera persona a quien se le apareció fue a un miembro de la familia Analco y desde entonces ellos han sido los Temperos o sea los elegidos para comunicarse con el espíritu del volcán, ya sea que se les aparezca cuando caminan por la falda o en sueños.

Desde ahí y por el nombre con el cual se presentó el espíritu fue que comenzaron a llamarlo «Don Goyo», cada 12 de marzo, el día de San Gregorio Magno, suben a llevarle flores y alimentos para hacerle una ofrenda y festejarle su santo y que él esté bien contento.

*

*

También Don Goyo es parte de otra leyenda de amor entre él y la Iztaccíhualt otro volcán activo conocido también como: «La Mujer Dormida», que está a su lado, una pareja de enamorados que tuvo el infortunio del desencuentro y terminaron como dos colosos en el paisaje, pero esa leyenda la dejo para contársela en otro tiempo.

*

*

Volviendo al patio y a sus habitantes, los que andan de parabienes son los gorrioncitos, cada día hay más sin lugar a dudas, se reproducen sin ningún problema y ya se ha creado una banda de los que aprendieron a comer solos en él, cuando sus padres los traían. Ahora llegan con sus parejas, de repente están todos juntos esperando la comida a veces en un gran jolgorio como adolescentes a las risas, también se desaparecen por largos ratos.

Me gusta mucho verlos, hay uno de ellos que es como el vigilante, está generalmente parado en una esquina de la pared cerca de la enredadera, cuando pongo comida lo cual hago frecuentemente, el comienza con un sonido diferente al que suelen hacer y al momento nomás llega la banda y se lanza al piso a comer.

*

*

Uno de los acontecimientos que más me sorprendió fue el otro día, estaba sentada como siempre en los escalones y de repente veo a unos metros un insecto obscuro que pega unos brincos como si fuera un grillo.

-¡Oh!, ¿qué es eso?- le digo a mi misma- ¿lo viste?, qué cosa rara. Así siguió brinque que brinque. Me quedé por unos momentos mirando el movimiento pues era algo sorprendente.

Me paré y me acerqué a ver de qué se trataba y cuál  fue mi sorpresa cuando descubrí que era una avispa, no muy grande, de esas negras que volvió a saltar como grillo.

*

*

Nunca había visto algo así, intenté espantarla y salió volando dando vueltas y ahí certifiqué que era un grillo al que tenía atrapado.

¡ Pobre animalito!, la fuerza que hacía y la desesperación que tenía que tener para dar esos saltos con el peso de esa canija. La lucha por la vida. A veces es triste lo que pasa en esta realidad si nos detenemos a mirarla, ¿quién habrá tenido la idea de crearla de esa manera?. Eso sí, para poder vivir entre esto que sucede no hay que condolerse, pues si no se viviría con el corazón acongojado, como decía Mafalda, claro que por lo que sucede entre humanos, cómo se hace para pegarse una curita en el alma.

Hay veces que me cuesta entender el diseño de estos sistemas que se utilizan en este plano y a quién lo hizo.

Enseguida llegó y se volvió a abalanzar sobre él, ya le había con seguridad que inyectado la substancia paralizante y se lo llevaba.

Es que con tanto nacimiento que hubo de ellos los depredadores están a sus anchas y vienen.

Ya había visto unos días antes a una cantidad grande que parecían que se  estaban preparando para copular, lo que significaba que pensaban seguir reproduciéndose.

*

*

Pero otro día, ya pasado un tiempo me sorprendió que de un agujerito de la pared comenzaron a asomarse medio atontados al principio, para luego salir disparados como si algo los estuviera haciendo huir de su madriguera una cantidad de grillos.

*

*

No entendí que pasaba, me quedé observando la desbandada, igual que cuando en una manifestación de humanos empiezan a tirar balas de goma o de las otras, que al principio no hay reacción por la sorpresa y luego huyen a toda carrera, como a brincos largos trataban de irse a refugiar abajo de la enredadera que está en el piso y en cuanto lugar encontraron.

¿Qué será lo que pasa?, ¿cuál será el motivo de esta conducta?- le dije a mi misma

Ahí me quedé, aguardando a ver si algo me sacaba de la duda y satisfacía a mi curiosidad.

Cuán grande fue mi sorpresa cuando veo salir del huequito a una de las avispas negras, no se si estas pero hay unas que llegan al lugar en donde vive su presa, ahí le inyecta el paralizante pone sus huevos y se adueña del espacio, cosas que suceden en este mundo en donde el más listo y fuerte se apodera y somete al otro.

Dicen que las avispas no solo son útiles porque polinizan sino que son en una gran parte quienes mantienen el control de los insectos, ¿será por eso, que están apareciendo más frecuentemente en la casa con todos los grillos que han nacido?.

¿Será acaso que las balas de goma sirven también para tener bajo control a los «insectos humanos»?, ¿creada por la mentalidad de «insecto» aun viva en el humano que todos llevamos dentro?. Ahí me quedé un rato con la comparación dando vueltas, viendo como se reproducen conductas en la escala evolutiva. Y sí, si uno aprende de la naturaleza tiene que haber alguna similitud.

La verdad que las prefiero a los alacranes otro depredador de ellos que por aquí abundan, así que si siguen viniendo serán bienvenidas, pues no se puede frenar la cadena alimenticia por más métodos sádicos que tenga, pues en última instancia así fue creado el sistema por el cual uno se come al otro o lo destruye, que es otra forma de comérselo y de esa forma se equilibra y se subsiste. El poder, las jerarquías…

Tal vez, en el caso humano estamos en esta dimensión para humanizarla o humanizarnos para seguir el viaje a otros nivel menos macabro y salirnos de este contexto, quién sabe si no es el desafío de parte de este juego en el que todos vivimos y estamos involucrados.

Del que dejo para hablar en otro momento es del mini huerto pues ya se está poniendo muy bello, con sus papayas madurando y dando el detalle amarillo naranja y el chayote donde aquellos diminutos frutos, tan graciosos, con sus florecitas en las puntas fueron creciendo y ahora están casi para comerse. Cadena alimenticia, ni modo todos nos tenemos que alimentar.

*

*

Pero esto lo dejo para contárselos en la próxima vuelta, cuando otros acontecimientos sucedan, como el que ya se me olvidaba la ardilla, esa que muchas mañanas cuando el sol está naciendo, la veo en el techo del vecino calentándose, y algo que me he dado cuenta es que está bien gorda, se ve que también la proveen de buen alimento.

Sin lugar a dudas esta civilización promueve la obesidad.

 

MÉXICO

***

CRÓNICAS DESDE EL PATIO: BRINCOS Y SU FAMILIA

CRÓNICAS DESDE EL PATIO: LA APARICIÓN

CRÓNICAS DESDE EL PATIO: EL VUELO NUPCIAL

CRÓNICAS DESDE EL PATIO: LAS ARRIERAS

CRÓNICAS DESDE EL PATIO: EL MINIHUERTO

CRÓNICAS DESDE EL PATIO: EL GORDITO

CRÓNICAS DESDE EL PATIO: LOS CARROS ALEGÓRICOS

CRÓNICAS DESDE EL PATIO: EL LESIONADO Y LA TROUPE

CRÓNICAS DESDE EL PATIO: LA TRIFULCA

CRÓNICAS DESDE EL PATIO: LA SALIDA DE LAS REINAS

CRÓNICAS DESDE EL PATIO: EL CAOS AUDITIVO

***

Te invito a visitar mi página de face

blog de themis

Y TAMBIÉN  EL BLOG

puedes encontrar otras entradas que te interesen.

Link Pagina Principal 1

GRACIAS A TODOS!!!! SALUDOS!!!!

FIRMA baja res

10 comentarios en “CRÓNICAS DESDE EL PATIO: DON GOYO

  1. Me gusta el nombre que le pusieron al volcán. Don Goyo suena simpático, pero no hay que fiarse. Aquí en España, en la isla de la Palma, tenemos uno en plena erupción. Y no para. Es dramático.
    Opino como Carlos, los humanos somos la plaga de esta tierra.
    Abrazo, Themis

    Le gusta a 1 persona

    1. Gracias Eva, si está terrible la situación de esa isla aquí Don Goyo lleva muchos años exhalando cenizas, fumarolas, explosiones, moviendo la tierra, sin embargo los lugareños en pocas ocasiones han decidido dejar sus casas.

      Una de las plagas pues ahora nos acompaña ese ente que anda suelto sin que nadie lo detenga, tal vez salido de nosotros mismos, eso sí no se si nos supera. Un abrazo grande

      Me gusta

  2. Hola Themis, así que sí había «algo» que percibieron las avecitas en esos días. Don Goyo a veces puede ser muy dramático. Por ahí tengo un cuento que hice precisamente del tema, se llama «Tiempero». Por otro lado, ,e encanta la observación de los modos en que la naturaleza se va desarrollando, con sus inevitables víctimas y victimarios, la naturaleza puede ser cruel o eso aparenta. Nosotros hemos perfeccionado la crueldad y ahí nos hemos apartado de la Naturaleza. Matamos para comer pero de ¡qué formas! y por supuesto matamos por matar, algo que es poco común en el mundo natural (los gatos lo hacen, será que nos han copiado nuestras malas mañas). Siempre es un gusto leerte Themis. Saludos.

    Le gusta a 1 persona

    1. Hola Ana, la verdad que no lo se a ciencia cierta, como esas cosas pasaban al mismo tiempo, puede ser mi imaginación también.
      En cierta forma creo que el humano la mal imita, pues la crueldad del diseño por momento es terrible, como si fuera sacada de la mente de un psicópata, claro que hay otras cosas que son de otro tipo de dimensión que muestran otro camino al cual no siempre nos acercamos.
      Tal vez sea también que así se ve porque tenemos conciencia de lo que es matar.
      Hay muchos animales que matan por matar como los gatos, también el delfín nariz de botella y hay otros.
      Gracias, te mando un abrazo grande

      Le gusta a 1 persona

  3. La naturaleza repite las lecciones en todas las ocasiones que sean necesarias. El planeta tiene en tamaño adecuado para procurar el sostenimiento regulado de una enorme variedad de seres, Quizás entre todos, seamos los humanos la nota discordante y la cuña que rompe un equilibrio imprescindible. Un abrazo.

    Le gusta a 1 persona

  4. Tus relatos siempre me llaman a la reflección.
    Te cuento que tenemos una tortuga de río y una vez, yo estaba cocinando (el departamento es con kitchenette, o cocina americana, como se dice acá) y la tortuga estaba en el medio del living. Yo revolví la olla y cuando miré, ya no estaba. Eso nos sorprendió mucho. Minutos más tarde tembló fuerte. Claro, ellos no tienen zapatos ni tanta ropa que los aísle de la naturaleza, como tenemos nosotros. Supongo que por eso, pueden sentir las vibraciones un ratito antes. Además, ellos están sobre sus cuatro patas siempre, mientras nosotros nos enorgullecemos de andar erguidos. Nos llevan tanta ventaja…

    Le gusta a 1 persona

    1. Sí, tiene otro tipo de percepción mucho más fina y sin que nada la haya obstruído, en cambio nosotros hemos perdido mucho de lo que traíamos por adquisición otras pautas que se creen más importantes. recuerdo que cuando el terremoto grande de Ciudad de México, el gato fue quien me despertó y me sacaba la cobija y estaba como loco, no lo entendí hasta que todo se empezó a sacudir.
      Gracias Ruth, pienso que como yo ando siempre reflexionando tal vez lo transmito, que bueno que me acompañas en ello, un abrazo

      Me gusta

  5. No conocía esta leyenda de Don Goyo, estuve en Cholula y también conocí a La Mujer Dormida.
    Pero sí, tal vez el comportamiento de las tórtolas o su malestar fuera debido a la fumigación.
    Sonrío cuando nos cuentas tus historias de animales, aquí los gorriones me esperan cada mañana
    para que los eche de comer y con ellos, comen las tórtolas. Es un espectáculo… Gracias, Themis.
    Me encanta leerte. Ojalá que estas observaciones nos sirvan a todos para ver más claro lo que nos
    rodea. Te mndo mi abrazo y admiración. Feliz día.

    Le gusta a 2 personas

    1. Hola Julie, puede ser, son las dos hipótesis que pude ver. Son hermosos verlos comer, todo lo que hacen, sus formas de comunicación, como se las ingenian muchos de ellos para hacerse entender.
      Esa comunidad se niega a moverse por más actividad y peligro que los aparatos muestren, ellos esperan que el espíritu les avise. Viven en gran comunión con el volcán y no le temen. Gracias, te mando un abrazo bien grandote y feliz semana

      Le gusta a 2 personas

Gracias por comentar...!!!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.