HORACIO QUIROGA: DE VIAJE A LA SELVA MISIONERA (1)

CAMINO A VISITAR LA CASA DE QUIROGA

Corrían los años 90, años difíciles para los países del sur de Sudamérica, pues venían saliendo de las dictaduras militares hacía unos pocos años las cuales los habían dejado sobre todo a Argentina, Brasil y Uruguay, se podría decir que en la bancarrota no solo del punto de vista económico sino también emocional.

La inflación andaba al galope, día con día los productos subían de precios y era medio difícil el poder subsistir, llegar de México a pasar una temporada era sentirse como millonario, pues el poder adquisitivo se duplicaba o triplicaba, el sueldo que medio alcanzaba para resistir el mes, florecía en el Uruguay y sus alrededores, más si se le unía a ello que durante ese tiempo hubo una gran crisis donde la moneda después de que le hubieran quitado varios ceros un día cayó de tal forma que desapareció y de un instante para otro los billetes que se tenía no servían para nada, solo el dólar era aceptado y ni tarjeta de crédito ni nada servían, el dinero que llevaba eran dólares por lo tanto casi diario subían su valor, pero luego se los cuento cuando llegue el momento.

Un día andábamos por el centro de la ciudad con una amiga mexicana que estaba de visita y de repente vemos en una agencia de viajes unas fotos hermosísimas de unas cascadas, nos detuvimos a mirarlas, era la publicidad de una excursión en autobús a las Cataratas del Iguazú, visitando Asunción del Paraguay, Fox de Iguazú, las Misiones Jesuíticas y lo que llamó mi atención e hizo que mis ojos se abrieran fue que llegaba a la casa de Horacio Quiroga, ese escritor que era mi máximo y que en mi niñez y adolescencia me había llevado a profundizar en su vida. Duraba una semana, incluía la mayor parte de las comidas, las entradas a los diferentes lugares, hoteles y el precio que ahí decía parecía de risa, no podíamos creer que estuviera bien era demasiado barato para ser verdad.

Para no quedarnos con la duda entramos y nos dijeron que si era ese, apartamos dos lugares y partiríamos en cuestión de un par de días.

Esas decisiones que uno toma sin pensarlo dos veces,  primera vez que iba en una excursión, no sabía de qué se trataba, pero bueno, una nueva experiencia, entre presentaciones, juegos arriba del autobús, comidas, dormir, paradas para estirar las piernas, para ver algún paisaje, llegamos al hermoso lago de Ypacaraí, conocido por la canción que hace honor a él, una belleza de espacio en Paraguay.

*

Lago de Ipacaraí, Paraguay

*

Canción que ayudó a amenizar durante un rato a todos los pasajeros que afinados y no, se soltaron a cantarla, a recordar viejos momentos, con esa música dulce y tierna con la que cuentan los paraguayos que con su arpa llegan a lo más profundo del corazón y lo vuelven miel.

«Una noche tibia nos conocimos
Junto al lago azul de Ypacaraí
Tú cantabas triste por el camino
Viejas melodías en guaraní

Y con el embrujo de tus canciones
Iba renaciendo tu amor en mí
Y en la noche hermosa de plenilunio
De tu blanca mano sentí el calor
Y con tus ojazos me dio el amor»

*

*

Después de más de 20 horas de viaje llegamos a Asunción del Paraguay, permanecimos un par de días donde recorrimos la ciudad, visitamos la única escuela pública uruguaya que se encuentra en el exterior, con el plan de trabajo y maestros de Uruguay, salvo la enseñanza del guaraní que se lleva adelante en toda escuela que se encuentre en ese territorio ya que es el idioma oficial del país.

Es un punto de amistad entre las dos naciones cuando fue donado el llamado solar de Artigas (el héroe nacional uruguayo) por el gobierno paraguayo como gesto de gratitud ya que Uruguay devolvió a Paraguay los trofeos de guerra de la lucha de la Triple Alianza, ese gran genocidio allá por el 1860, donde dejaron al país casi sin hombres ya que se calcula que el 90% murieron y perdió gran parte de su territorio, pero esto es otra historia.

*

*

Esta se ubica en la entrada  del Jardín Botánico en el solar donde José Gervasio Artigas vivió sus últimos años de vida, cuando fue desterrado, ya que fue el país que le dio acogida, un lugar hermoso y ver a los niños con las típicas túnicas blancas y su moña, algo muy insólito de encontrarse en otro lugar fuera del Uruguay, era como sentirse muy cerca del país .

*

*

Allí se encuentra también ese antiguo árbol ybyrapytá, donde se cuenta que Artigas se sentaba a tomar mate con su fiel amigo y compañero de armas el negro Ansina, un esclavo liberto que fue comprado por él y lo liberó inmediatamente, que lo acompañó hasta el fin de sus días, también un gran personaje, poeta, guitarrista y militar. Muchas veces los acompañaban durante horas niños y jóvenes con los cuales platicaba.

*

*

Llegó el día de ir a las cataratas a las que visitaríamos desde el lado brasileño en Fox de Iguazú, un lugar en donde tres países se juntan, Brasil, Argentina y Paraguay, la Frontera Tripartita.

Dejamos Asunción y nos marchamos rumbo a Fox de Iguazú en Brasil.

Así fue como conocí las cataratas un lugar mágico, deslumbrante, que ruge en una gran inmensidad verde, donde el estrépito del agua que cae por momentos ensordece, que crea grandes saltos donde el llamado del abismo ejerce una gran atracción para lanzarse dentro de él, sentir la humedad del vapor del agua que cae, los arcoiris que siembran puentes, los contrastes de colores, el de la selva en un fondo azul y el blanco de la espuma de las caídas.

La Garganta del Diablo ese conjunto de saltos de agua del río Iguazú, que se precipitan en una angosta garganta, que dejan a la visión sumergida en ella, siendo estas cataratas las de mayor caudal del mundo y que ya se hablaba en aquella época que si no se cuidaban iban a irse secando como ya está pasando desde hace unos años donde cada tanto ya se quedan sin agua.

*

*

Escuchar las leyendas que nacen, de su creación, todo fue debido a que habitaba en el río el Dios M´boy que tenía forma de serpiente y que era muy feroz, para calmarlo la única solución que encontraron fue sacrificar a la más hermosa de las doncellas.

La hija del jefe de la tribu, llamada Naipi, era tan bella que su imagen era capaz de detener las aguas del río Iguazú, el cacique se la ofreció al Dios.

Mientras tanto, la niña conoce a un joven guerrero llamado Tarobá. Ellos se enamoraron, pero al enterarse de la ofrenda huyen a través del río en una canoa.

Al darse cuenta, el Dios M’boy enojado, abrió enormes grietas en la tierra, lo que dio lugar a las Cataratas.

La leyenda dice que Naipi se convirtió en una roca central de las Cataratas y Tarobá en una palmera que se encuentra al borde de un abismo cerca de Naipi y un arco iris une a los dos.

La Garganta,  según la leyenda, es el lugar exacto donde el Dios M’boy mira hasta el día de hoy a Naipi y Tarobá.

Estar frente a esta maravilla del mundo, sentir ese sonido que todo lo envuelve, que silencia a la mente a la cual deja absorta, embelesada, que impulsa las ganas de sumergirse en esa gran inmensidad y sentirse una con ella.

Un recorrido prodigioso, desde que se va caminando por esa selva misionera que en muchos espacios muestran su salvaje encanto, su espesura, su flora, su fauna, percibía los motivos por los cuales había quedado Horacio Quiroga atrapado por ella, prendado de su belleza, su misterio, su soledad, con sus clarosobscuros, que juegan una suerte de encandilamiento que lleva a que se la quiera descubrir, develar, internarse en ella.

*

*

Poco a poco me acercaba a ese lugar que había sido el atractivo mayor para el viaje, llegar a su casa, estar cerca de lo que en sus cuentos narraba, respirar ese aire, recorrer el laberinto de tacuaras, el palmar plantado por él, ver su taller, su mesa esa que imaginaba que guardaba en su madera los grandes secretos nunca trasmitidos de su lucha por la sobrevivencia y por plasmar todo aquello que escondía su tormentoso corazón.

CONTINUARÁ…..

DESDE MÉXICO

***

HORACIO QUIROGA: CUENTOS DE LA SELVA

HORACIO QUIROGA: SU OBSESIÓN POR LA MUERTE

***

Agradezco a quien corresponda las fotos tomadas de internet

***

Te invito a visitar mi página de face

blog de themis

Y TAMBIÉN  EL BLOG

puedes encontrar otras entradas que te interesen.

Link Pagina Principal 1

GRACIAS A TODOS!!!! SALUDOS!!!!

FIRMA baja res

8 comentarios en “HORACIO QUIROGA: DE VIAJE A LA SELVA MISIONERA (1)

    1. Hola Julie, me alegra, fue un viaje algo extraño para mí, sin lugar a dudas los sitios en los cuales visitamos bien dices maravillosos. La casa no es la de Quiroga sino la escuela uruguaya que está en territorio paraguayo, no queda claro voy a ponerle una leyenda. En el tercer capítulo conocerás que casa que el hizo en madera que ahora es el museo, también hizo una en piedra. Gracias Julie, otro abrazo grande y pásala lindo

      Le gusta a 2 personas

Gracias por comentar...!!!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.