CRÓNICAS DESDE EL PATIO: LOS CAMBIOS

ENTRE PLUMÍFEROS

Estaba escribiendo y en eso entra Coquita muy sigilosamente, como si no me viera, se empieza a acercar a mi picando el piso y se siente el ¡TIC!,¡TIC! de cada golpecito que da, como queriéndome trasmitir que no les he puesto nada de comer y ya es muy tarde.

La saludo y sin importarle mucho solo me mira y sigue con su paseo diario dentro de la casa, inspeccionando  que todo esté en su lugar.

No he abierto las ventanas y la puerta casi cerrada tiene muy poco espacio por si quiere salir volando, esto es todo un conflicto cuando sucede pues más de una vez se ha pegado contra ella y bueno no me gusta verlo, se me olvida dejarla más abierta o cerrarla del todo para que no entre, sin embargo, ella insiste, insiste, es muy osada y yo muy olvidadiza.

*

*

La comida es como fundamental, me moví un poco para que reaccionara y muy nerviosa empieza a mirar hacia las ventanas, hacia la puerta y levanta su cuello muy alto como oteando a lo lejos para ver por dónde puede emprender la escapada, sus patitas que se mueven con mucha rapidez  la van llevando cerca de la salida y ¡ZAS!, con mucha precisión emprende el vuelo.

-Gracias por alegrarme el día- le digo mientras la sonrisa me gana.

 Me da risa sus movimientos, sus formas, su manera de comunicarse. Me levanto y tomo un poco de arroz y voy fuera a dejárselos. Me encuentro que todos los gorrioncitos ociosos que creo que no aprendieron muy bien a donde buscar comida por tenerla durante su crianza muy fácil aquí en el patio, ahí estaban tomando sol muy en calma. 

*

*

El otro día no me daba por enterada de que tenía que alimentarlos, estaba muy metida quién sabe en qué, lo que me tenía abstraída sin prestar atención a otra cosa que a aquello que me absorbía y en un momento veo que empiezan a pelear dentro, resulta que se habían metido varias de ellas y el Mandamás que se cree dueño del lugar estaba muy pero muy enojado frente a la invasión de sus congéneres, lanzaba sus gritos de guerras queriéndolos correr.

*

*

Claro que los saqué a todos volando, pues también no se qué les pasa para venir a gritar adentro de la casa.

Sin embargo no crean que se amedrentaron, por el contrario al ratito de nuevo veo que una hueste empieza a entrar brincando los escalones  y de nuevo para adentro, parecía una manifestación en protesta por mi olvido y lo más gracioso fue que también algunos gorriones se sumaron.

Decidí ir a ponerles comida y ahí me encontré con algunas tortolitas en el muro con los ojos semicerrados extasiadas bañándose con los rayos dorados del Hermano Sol, otra con su ala abierta creo que secándose la humedad que las lluvias trajeron.

*

*

Hoy parece que el día va a estar muy caluroso, hay que prepararse para ello.

Por estos rumbos estuvieron todos los plumíferos en cambio de su vestimenta con lo que cada quien va luciendo nuevos atuendos, más allá que algunos quedan muchas veces muy desprolijos mientras van perdiendo las antiguas hasta que un día se presentan todos arregladitos como si fuera domingo y es día de ir a la Iglesia.

Eso sí, la que se lleva de calle a todos es Despeinada, que quién sabe por qué tiene unas plumas que adquieren formas muy chistosas, justamente por ello fue que le puse ese nombre.

Cada vez que esto sucede ella se aparece con un modelo diferente a todas las demás.

Esta vuelta es como si trajera un moño amarrado en la cabeza, es muy gracioso verla, quién sabe qué pasa con ella, por qué se da eso en sus plumas, además está un poco eléctrica, ella que siempre fue tan calmada, ahora está como loca con un movimiento incesante, cosa que no se dejó retratar como corresponde.

*

*

Las que regresaron fueron las hormigas, la pequeñitas, las obreras que después que salieron las reinas con sus alas y elevaron el vuelo, como que dejaron la actividad, también comenzaron las lluvias y no sé si fue por eso.

El otro día veo cantidad de ellas dando vueltas en la casa en la entrada en el mismo sitio en donde el año pasado quisieron hacer uno de sus refugios en la puerta para luego querer extender su territorio hacia adentro en busca, nada tontas, de la despensa.

*

*

Fue una gran batalla el hacerles entender que adentro de la casa ni se pensaran que íbamos a compartir, las empecé a barrer con sumo cuidado para no aplastarlas y luego armada con mi atomizador con agua y cloro iba rociando por donde habían hecho el camino para de esa forma tratar de distorsionar el aroma de las sustancias que ellas segregan para señalar por donde ir. Días y días fue el combate pues son muy tercas, tanto ellas como yo que las tuve de maestras, hasta que un día creo que entendieron y se fueron.

Esta vez sucedió lo mismo, más allá que pienso que aprendieron pues apenas las barrí y atomicé el lugar, decidieron mudarse para una esquina en el patio donde están armando su refugio y bueno ahí no nos molestamos ni estorbamos, así que mientras mantengamos nuestro territorio y no queramos invadir todo va por buen camino.

La enredadera abrió sus botones y muchas pequeñas florecitas blancas la cubren, como estrellitas que se dispersan en ese cielo verde, sin embargo algo está sucediendo, junto con ello sus hojas comenzaron a secar y tal vez se esté preparando para recibir el invierno que si sucede lo mismo del año pasado, después de haber dado sus pocas florecitas se desapareció solo dejó sus tallos.

*

*

Estos son los nuevos aconteceres por este patio que cada día que pasa se está poblando más, ¿a dónde va todo esto?, ¿quién sabe?.

Todo va marchando, sigue su curso transformador y el patio mantiene la vida, eso sí hemos tenido la visita de otro elemento que solo estuvo de paso, lo trajo la tormenta, pero eso mejor lo dejo para contarlo en la próxima entrega.

MÉXICO

***

CRÓNICAS DESDE EL PATIO: BRINCOS Y SU FAMILIA

CRÓNICAS DESDE EL PATIO: LA APARICIÓN

CRÓNICAS DESDE EL PATIO: EL VUELO NUPCIAL

CRÓNICAS DESDE EL PATIO: LAS ARRIERAS

CRÓNICAS DESDE EL PATIO: EL MINIHUERTO

CRÓNICAS DESDE EL PATIO: EL GORDITO

CRÓNICAS DESDE EL PATIO: LOS CARROS ALEGÓRICOS

CRÓNICAS DESDE EL PATIO: EL LESIONADO Y LA TROUPE

CRÓNICAS DESDE EL PATIO: LA TRIFULCA

CRÓNICAS DESDE EL PATIO: LA SALIDA DE LAS REINAS

CRÓNICAS DESDE EL PATIO: EL CAOS AUDITIVO

***

Te invito a visitar mi página de face

blog de themis

Y TAMBIÉN  EL BLOG

puedes encontrar otras entradas que te interesen.

Link Pagina Principal 1

GRACIAS A TODOS!!!! SALUDOS!!!!

FIRMA baja res

4 comentarios en “CRÓNICAS DESDE EL PATIO: LOS CAMBIOS

  1. Haces un hermoso retrato de como cada ser reclama su espacio y su momento quizás conscientes de que han de acabar compartiendo el mismo patio. Luego decimos que la inteligencia es una cualidad de los humanos. Un abrazo.
    Espero esas nuevas noticias.

    Le gusta a 1 persona

Gracias por comentar...!!!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.