CRÓNICAS DESDE EL PATIO: ENTRE LA VIDA Y LA MUERTE

LOS ALADOS

La campana llora como dicen los campaneros al sonido que emite con dos de ellas y  tarda más tiempo en apagarse, es el toque a los difuntos, a ese ser que abandona este plano y sigue su viaje.

Parece que en este tiempo la muerte anda dando vueltas por el pueblo, ya que mucho más seguido que de costumbre se escucha ese sonar menos espaciado y se ve pasar los cortejos por la esquina al ritmo de la música rumbo al cementerio.

Su tañer acongoja al corazón, lo cierra y lo vuelve melancólico.

Por otro lado cada día que pasa el patio se vuelve un espacio en donde la Vida se manifiesta de una forma tan maravillosa que asombra, poco a poco van llegando diferentes habitantes a este pequeño lugar encementado.

A veces pienso que sería de él si fuera tierra, cuanta existencia no cabría en ella, más allá que luego me digo agradece la que tienes y deja de estar pensando en lo que pudiera ser ya que los hubiera y los condicionales, esos verbos conjugados completos que terminan en “ía” que son las conjugaciones de los……. iba a escribir una grosería pero bueno mejor es decir de los tontos, de los necios, de los mentecatos para hacerlo más distinguido.

Han vuelto a llegar las hormigas arrieras, que en largas filas van rumbo a la basura que está en el patio, pienso que el aroma de las cáscaras de la naranja fue lo que las hizo llegar ya que se han vuelto locas llevándose pedacitos de ellas.

*

*

Primero las exploradoras se fueron sobre la enredadera, a la cual, no sé si sirve o no pero como ritual lo hago, la rodeé de agua con cloro que he visto las aleja y se fueron para el otro lado y ahí descubrieron las naranjas que se ve que fue un regocijo ya que comenzaron a salir de ese pequeño hoyo en el piso como en desbandada, ni siquiera mantenían la fila correcta, me extrañó el verlas en esa actitud, parecían como drogadictas corriendo tras el suministro.

*

*

Ahí las dejé, pues pensar en quitárselas de encima es toda una utopía y al igual que el luchar contra ellas mejor es buscar las formas de compartir el espacio de forma razonable.

Ahí andaban dando vueltas cuando de repente veo a una de ellas cargando un pedazo de naranja enorme, como dijeran por aquí “esta es una jambada o tiene muchos cuates”, alguien que come mucho o tiene muchos amigos.

*

*

Me agacho a observarla pues era digno de verse, se daba de tumbos y con lo tercas que son no desistía.

Empiezo a observar las maniobras que sucedían, un grupo de las más pequeñas que creo son como los custodios se le acercan y tratan de ayudarla, como que la equilibran y ella sigue su trayecto para volver a caer, varias veces sucede lo mismo.

*

HORMIGAS ARRIERAS LESIONADA_4

*

Sin embargo en uno de esos virajes queda patas para arriba en una muy mala posición y suelta lo que trae pues se ve que se lesionó.

Enseguida aparecen otras de esas que son como los hueseros, digamos los quiroprácticos dentro del hormiguero y se ponen a jalarle las patas, una escena para no perderse, mientras otras tratan de subir la carga entre varias.

Acontecimiento merecedor de presenciar y sacar apuntes de ese trabajo de equipo.

*

*

Ahí estuvieron semanas yendo y viniendo hasta que las naranjas fueron cambiadas por las ciruelas y las manzanas, pues depende de qué fruta se esté dando en la región, bueno pero esto es otra historia .

Se desaparecieron y no tocaron a la enredadera que ahí sigue con una gran alegría mostrando vida, aunque el otro día me acerqué y le decía que era bueno que no se la comieran las hormigas y que esta vez la dejaran en paz.

Entonces como si ella me contestara surgió:

-Y, ¿si esa fuera mi función en esta Vida?, ¿haber nacido para alimentar al hongo de las hormigas y mantener el equilibrio?

La verdad que no lo había pensado de esa manera, tal vez con una mentalidad más romántica e individualista en donde interpreto las situaciones de acuerdo a mi forma de pensar y de mis creencias y de lo que siento que debía ser, no veo un propósito mayor. Algo para considerar…..

Pero no todo terminó aquí con ellas, ya que comenzaron las lluvias que están en todo su esplendor, como si quisieran cambiar la región semidesértica, llueve a cada rato, cosa extraña, pero bueno hay que adaptarse a lo que se tiene y si un día uno amanece en una selva ni modo, ya verá como se mueve.

Un día gris, bastante frío para la época de esos en que la lluvia se presentó de repente, cuando se detuvo al atardecer veo a una hormiga reina que sin alas ya daba vueltas por todo el patio, iba y venía, no paraba, de esas que las recolectan en la región y se las comen, las chicatanas como les llaman que dicen que son un manjar, comerlas asadas o en una salsa, la verdad que no lo sé nunca las probé y no se si lo haría .

Por otra parte, nunca hay que decir que de esa agua no se va a beber pues la Vida nos somete a veces a situaciones inauditas que hacen que nos tengamos que flexibilizar para resistir en la que se está y si no se hace se perece o se complica en demasía.

*

*

Al otro día seguía en la misma, pues estaba difícil encontrar donde aposentarse  hay muy poco espacio y el que hay ya está tomado por sus congéneres.

Hasta que al final desapareció, quién sabe a donde encontró refugio.

Sin embargo a los pocos días otra vuelta en que la lluvia estaba en su apogeo, del cielo comenzaron a caer una serie de ellas aladas, grandes.

*

*

Muchas, muchas llegaron, fue una masacre pues quedaron atoradas con el agua, a la jornada siguiente los cadáveres estaban diseminados  por el patio.

Donde hay Vida hay Muerte como que juntas siempre caminan, una sin la otra no subsisten, ley en este plano en que habitamos. Cada una hacía la parte que le correspondía.

También la Vida se manifestó en nuevos nacimientos y nuevas transformaciones.

Las mantis volvieron a aparecer, pequeñas, pequeñitas tratando de alejarse una de otras para no ser devoradas por sus instintos.

*

*

El mini huerto muestra la transformación de las flores en hermosos frutos que adornan el mínimo espacio y muestran lo pródiga que es esta existencia.

Los ejotes salieron y se visualizan fuertes, apetitosos.

*

*

Y no se diga la papayas que cada día crecen más y más cantidad aparecen.

*

*

Sin embargo el chayote dio de sí, no se acostumbró al clima, como que el sol quemante que había antes que llegaran las copiosas lluvias secó a uno de ellos, queda otro que se cobijó en el papayero sigue con la lucha por la vida, necesitan el árbol sombra o algo que lo cubra para desarrollarse.

Luego está esa magia guardada, la de las familias que se extienden, tanto de gorriones, como de tórtolas que llegan juntas al patio a alimentarse y otras como la Ñandu, la tortolita compañera de Coquita que ya no aparece, ni aquí ni se la ve caminando por la calle, ¿será acaso que la Pálida se la llevó?, ¿ por eso Coquita en una época estaba tan triste?, otra historia para otra vuelta.

Por aquí hoy los dejo, hasta la próxima entrega.

MÉXICO

***

CRÓNICAS DESDE EL PATIO: LA APARICIÓN

CRÓNICAS DESDE EL PATIO: EL VUELO NUPCIAL

CRÓNICAS DESDE EL PATIO: LAS ARRIERAS

CRÓNICAS DESDE EL PATIO: EL MINIHUERTO

CRÓNICAS DESDE EL PATIO: EL GORDITO

CRÓNICAS DESDE EL PATIO: LOS CARROS ALEGÓRICOS

CRÓNICAS DESDE EL PATIO: EL LESIONADO Y LA TROUPE

CRÓNICAS DESDE EL PATIO: LA TRIFULCA

CRÓNICAS DESDE EL PATIO: LA SALIDA DE LAS REINAS

CRÓNICAS DESDE EL PATIO: EL CAOS AUDITIVO

***

Te invito a visitar mi página de face

blog de themis

Y TAMBIÉN  EL BLOG

puedes encontrar otras entradas que te interesen.

Link Pagina Principal 1

GRACIAS A TODOS!!!! SALUDOS!!!!

FIRMA baja res

6 comentarios en “CRÓNICAS DESDE EL PATIO: ENTRE LA VIDA Y LA MUERTE

  1. Vaya hormigotas de grandes, aquí son tan pequeñas que apenas las puede sacar la cámara. Yo las veo pasar en fila portando granos de trigo o cebada hacia sus agujeros. Sus invisible graneros bajo tierra. Y sí, es la vida y la muerte en lucha, es la supervivencia, el movimiento. las ganas de vivir. lo que nos rodea. Gracias por tan necesaria información y observación compartida. Es un placer leerte. Feliz día. Mi abrazo.

    Le gusta a 2 personas

    1. Gracias Julie, son muy grandes sobre todo las reinas y eso que no son de las más grandes que hay.
      Vienen de a rato, surgen de un hoyo muy pequeñito en el cemento, ahora no hay.
      Me gusta observarlas pues tienen un comportamiento de organización muy como robotizado, para decirlo de alguna manera. Sus tiempos de reacción que a veces son inmediatos, un universo aparte. Un abrazo, linda semana

      Le gusta a 2 personas

Gracias por comentar...!!!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .