gorriones_4

CRÓNICAS DESDE EL PATIO: LA TRIFULCA

LA GORRIONCITA INDIGNADA

Me había quedado dormida, ya era tarde en la mañana cuando me despertó un gorjeo estridente que se escuchaba de una forma tan intensa, como si algún pajarito estuviera enojado reclamando algo a quién sabe quien, eso sí, era tan penetrante esa voz que se escuchaba que me hizo levantar de un salto y acercarme a la ventana.

Ahí me encontré con la escena, era la pareja del Gordito que mientras lo perseguía por el muro, le gritaba, le gritaba como si estuviera realmente enfadada.

Me quedé mirando, mientras se escuchaba por la calle, ese pregón con musiquita que dice:

-“Ya llegó, ya llegó,

ya llegó el camión recolector…”

Esa costumbre tan mexicana de ponerle canciones a los diferentes servicios y productos, recuerdo que en otro lugar en donde vivía, era el panadero que se anunciaba con esa canción que dice:

“El panadero con el pan,

el panadero con el pan.

tempranito va y lo saca

calientito en su canasta

para salir por su clientela

………………………………..”

La cual Tin Tan había hecho famosa en la película: ” ¡¡¡Hay Amor, como me has puesto!!!”.

(Él era un cantante, actor, comediante de la época de oro del cine mexicano, pero no es de él de quien les iba a hablar)

¡Qué amanecida!, más escandalosa despertó el hoy. Ahí seguía la pequeñita con mucho coraje, las tortolitas los miraban como asombradas pues creo que tampoco ellas entendían lo que sucedía.

*

*

Salí al patio a ver de qué se trataba el asunto y ahí me encuentro al Gordito, que a medida que ella se le tiraba encima, el daba un saltito para atrás.

-¿Qué te hizo ese granuja, para que estés en ese estado?- le pregunté, mientras una tortolita se ponía entre los dos y el Gordito aprovechó que mi voz distrajo a su compañera para salir volando como avión a chorro.

Ella me miró y como si me hubiera querido contestar, gorjeo algo hacia mí y se fue tras él.

“Es cultura,

Es cultura…..”

Seguía diciendo la canción del camión de la basura mientras se alejaba y volvía la paz.

Mientras me acerqué a ver a la enredadera, pues otra vez muy feliz estaba largando sus nuevos brotes después de la voracidad con que había sido sacudida por la llegada de las hormigas arrieras que en un periquete la dejaron desnuda otra vez.

El día anterior había visto a una de ellas que recorría dando vuelta en el patio, se me hizo sospechosa, era una exploradora y no me gustó nada que chismoseara por todos los rincones.

*

*

La enredadera tenía recién sus pequeños brotes que estaban creciendo a la sombra de la papaya y junto a una planta de calabacitas que estaba naciendo en el minihuerto. Estaba como escondida, era como si no quisiera que nadie la viera, me imagino que sobre todo esas hormigas invasoras que arrasan con todo y que se ve que al honguito le gustan mucho sus hojas.

Sin embargo fue terrible ver que hasta esos minúsculos retoños en la noche se los habían llevado.

*

*

Ella lucha, lucha no acepta el extinguirse, da todo de sí, busca estratagemas nuevas como ahora, haberse quedado en un solo filamento, haber secado todo lo demás, como quien dice achicarse para hacer la resistencia más firme.

Como siempre le hablé, me solidaricé con ella, más allá que no sabría qué hacer para ayudarla, pues me maravilla el que no se dé por vencida, el que la despojen en su totalidad y ella vuelva a surgir, tal vez un día, después de mucho tiempo obtenga alguna sustancia para evitar que esto suceda, algo que le haga daño al hongo o espante a las hormigas y entonces habrá vencido, tal vez no ella, pues quien sabe si le dará su vida para completar el proceso, sin embargo deje en su genética marcado el avance en esta disputa para que su descendencia ya traiga el camino trazado, siga profundizando en él y lleguen a su objetivo.

-Ni modo, ahora solo queda otro intento, que no te sometan

Me di media vuelta y por ahí andaba Brinquitos, que se vino volando en mi dirección, costumbre que ha agarrado para mostrarme que ya llegó y que es hora de que le de la comida, una vez que está casi sobre de mí, gira y sale para el lado contrario.

Estaba ansioso, se bajó al piso y se puso a dar sus característicos brincos de ahí su nombre, que si en su mundo existieran las competencia de salto largo no dudo nada que las ganara pues da cada unos que impacta.

*

*

Otro gorrión que se las trae, ya tiene mucha más confianza, va y viene todo el día y cada vez que llega llama a mi atención, me encanta que me sorprenda, cada día se acerca más, eso sí no le gusta que lo fotografíen, creo que ese ojo grande de la cámara lo espanta como a casi todos ellos.

Se está armando una colonia de gorrioncillos bien loca, que no se bien que les pasa pues o cómo es que se llevan.

Antes venían la familia, la pareja y su hijo el Gordito que consiguió su novia con la que estaba peleando, claro eso creo yo, pues no quiero ser chismosa, pues así me pareció, pura lucubración o esa necesidad que uno tiene de crear historias, ya que en realidad no sé nada sobre sus relaciones.

*

*

Entonces empezaron a llegar los cuatro juntos, a los cuales se les unió una tercera pareja, que se volvieron asiduos, pero resulta que se está dando algo bien curioso con todos ellos.

*

*

Un día salgo y me encuentro con cuatro machos, ya que todos llevaban sus pecheras, todos estaban juntos comiendo como los muchachos que habían salido de juerga, sin mujeres, se les notaba alegres, contentos, a sus anchas.

Me quedé observando la escena pues llamó a mi atención.

Al rato que se había dado este suceso, veo que llegan las cuatros hembras, todas juntas también.

-¿Qué sucede, es ahora la hora de las chicas?- les pregunto mientras ellas estaban paradas en el muro y gritaban haciendo gala de su llegada.

Eso sí, son mucho más inhibidas que los machos, para nada son confianzudas, siempre se quedan más alejadas y son menos atrevidas, ahora a escandalosas nadie les gana.

Esto ha sucedido ya varias veces.

También me parece que están en etapa de cortejo, vamos a ver para donde agarra todo esto.

Después de un muy buen rato volvió la calma y me encuentro en el muro al Gordito con su pareja, eso sí separados, lejos uno del otro, se me hicieron bien chistosos, por lo menos no estaban peleando.

*

*

La que volvió después de un tiempo en que se había alejado, fue Coquita, llegaba muy poco y si lo hacía no se me acercaba, cosa que extrañaba, no sabía qué era lo que pasaba, sin embargo ahora regresó a sus antiguas costumbres, fue una gran alegría y una risa grande la forma en que lo hizo, siempre me sorprende sus ocurrencias, pero eso se los dejo para contar en la próxima entrega de “Crónicas desde el patio”.

CONTINUARÁ……….

MÉXICO

***

CRÓNICAS DESDE EL PATIO: LA APARICIÓN

CRÓNICAS DESDE EL PATIO: EL VUELO NUPCIAL

CRÓNICAS DESDE EL PATIO: LAS ARRIERAS

CRÓNICAS DESDE EL PATIO: EL MINIHUERTO

CRÓNICAS DESDE EL PATIO: EL GORDITO

CRÓNICAS DESDE EL PATIO: LOS CARROS ALEGÓRICOS

CRÓNICAS DESDE EL PATIO: EL LESIONADO Y LA TROUPE

***

Te invito a visitar mi página de face

blog de themis

Y TAMBIÉN  EL BLOG

puedes encontrar otras entradas que te interesen.

Link Pagina Principal 1

GRACIAS A TODOS!!!! SALUDOS!!!!

.

FIRMA baja res

6 comentarios en “CRÓNICAS DESDE EL PATIO: LA TRIFULCA

  1. Tus crónicas desde el patio están muy entretenidas y más interesantes que la prensa mundial llena de crisis y guerras. Creo que la enredadera se está ganando un lugar preferente en el cual arraigar. Acá obtenemos del chatarrero viejos barreños de zinc que son estupendos como macetas separadas del suelo. Un abrazo.

    Le gusta a 1 persona

    1. Gracias Carlos, la verdad que por lo menos no son tan sangrientas y alegran. La enredadera es toda una sobreviviente, el problema está en que con las arrieras no puedes hacer mucho, no hay como poderse librar de ellas, si les sirven las hojas en donde la pongas ellas llegan. Conseguimos unos cajones para poder ampliar el huerto, en eso estamos a ver que resultados da. Gracias por tu consejo, un abrazo

      Le gusta a 1 persona

  2. Qué historias más hermosas nos cuentas, Themis, me encantan los gorriones y las tórtolas, como sabes, porque estoy rodeada de unos y otros… entonces, a veces pienso que los lugares se duplican en las distancias… Gracias por hacernos llegar tus vivencias. Mi abrazo y cariño.

    Le gusta a 2 personas

Gracias por comentar...!!!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .