CAMINO AL CAMPANARIO 3_1

CAMINO AL CAMPANARIO (2)

LAS SEÑALES DEL CIELO

El calor seguía, cada día aumentaba más la temperatura y cuando uno ve que después de las cinco de la tarde no refresca la verdad que pierde toda esperanza hasta el obscurecer.

Así que con la esperanza perdida de que la casa se templara decidí salir a pesar de no ser luna llena.

En mi salida anterior en la cual no llegué al campanario que era a donde había enfocado mis pasos, había quedado con la luna que tal vez nos veríamos para cuando fuera llena, sin embargo la situación adelantó la salida y me fui rumbo a él a ver con qué me encontraba.

Tenía ganas de subirme a ese pequeño campanario, como que iba en búsqueda de la brisa, del panorama que muestra parte del pueblo a los pies, del silencio, del encontrarme cobijada y la paz que se siente al estar dentro de él.

El cielo estaba cubierto de nubes como si hubieran esparcido pinceladas sueltas, en una parte como las de Van Gogh, recargadas de pintura, alteradas, como si estuviera arrebatado, impetuoso, a punto de desbordarse.

Iba subiendo la cuesta y un cactus con fondo de nubes se destacaba, me quedé observándolo y en eso la encuentro, ahí a lo lejos, pequeña, pequeñita como escondida, como si se estuviera cubriendo de lo ardiente que todo estaba, ELLA, la luna de medio punto.

-Hola- le dije- y le regalé una sonrisa

En eso estaba, viendo por donde encontraba un poco de sombra y sintiendo al ambiente alborotado, como si también esos cambios que el cielo tenía hubieran alterado a todos los seres vivientes de alrededor.

Los perros ladraban con una fuerza y una desesperación como si el mundo estuviera al borde del cataclismo, cada vez se unían más a ese coro estridente y de repente un burro comenzó a rebuznar con una tristeza tan lánguida en su voz que acongojaba al corazón, los balidos de las chivas no se dejaron esperar, un gallo lanzó su kikiriki, los pájaros sus trinos, se unían a ese clamor de todos los animalitos que había en los alrededores y hasta donde el oído podía escuchar, parecía que estaban ejecutando la «Sinfonía del Desconcierto».

-¿Qué está sucediendo?- me iba preguntando sin encontrar ninguna explicación, seguía subiendo, me encaminaba a la escalerita del campanario mientras trepaba las piedras que la resguardan.

Las subí con mucho cuidado y llegué a ese lugar hermoso, con su campana, donde a pesar que el sol estaba aun fuerte me senté en su pequeño techo sin dar mucho crédito de lo que estaba aconteciendo, tres perros atormentados venían corriendo y se pusieron debajo a ladrar y ladrar a los aires, como si estuvieran trasmitiendo un mensaje apocalíptico de suma urgencia.

-¡Qué loco está el mundo!- le dije a mi misma, más allá que como siempre no contestó nada, le da lo mismo, como que ella está en su centro invariable y lo que acontece solo es parte del afuera circundante y motivo de observación sin ningún juicio de valor, ni preocupación, ni curiosidad.

Los perros siguieron la loca carrera y se desaparecieron, me puse a contemplar mi alrededor, me gusta perder la mirada más allá de las montañas.

Las luces amarillas estaban en todo su esplendor, allá abajo estaba parte del pueblo que se vestía de gala para despedir al Hermano Sol.

Poco a poco parecía que las cosas iban entrando en la calma, que ese caos iba bajando de intensidad,  cuando de repente sin esperarlo frente a mí en uno de los cactus se paran dos pájaros carpinteros que son una pareja que habita por los alrededores pues ya me la he encontrado varias veces, quién sabe qué les pasaba, se traían como una discusión o intercambio muy acalorado.

Estaban enfrentados y se gritaban uno a otro, no sé si el pleito era entre ellos o venía a cuento de lo que sucedía y eso los alteraba.

Un benteveo los miraba y se movía como espantado, parecía muy nervioso el pobre animalito, lanzó un trino a los aires, como queriendo poner fin a la contienda.

Hasta que al final uno de los carpinteros alzó el vuelo, se le veía muy ansioso, se fue volando y dejó al otro parado, confuso por un rato, hasta que al final también se retiró.

-¡Que día hoy!- le volví a decir a mí misma, simplemente por creer uno que tiene un interlocutor. La respuesta nunca llegó o, ¿será acaso que esa conducta es una respuesta en si misma?.

Me quedé un muy buen rato disfrutando el fresco que el atardecer traía, de mirar cómo las nubes se iban corriendo, se disolvían y dejaban aparecer de nuevo ese cielo azul impecable donde el blanco de las pinceladas se esfumaba.

Era la hora de irme o por lo menos de bajar para que no me agarrara la obscuridad ahí, pues aunque no es muy alto está en una parte que se hace dificultoso para bajarlo.

En eso iba, mirando donde ponía el pie, de que piedra me sujetaba cuando levanté mi vista y nuevamente ELLA relucía, engalanaba al cielo vestida de semicírculo.

Me quedé por un momento mirándola y despidiéndome:

-Ahora sí será hasta que estés llena cuando seas una esfera brillante surcando el cielo – le sonreí y seguí bajando sin detenerme.

Cuando miré hacia el otro lado, en donde Tonatiuh se alejaba dejando sus últimos despliegues amarillos, me encontré de nuevo con el cielo de nubes irreflexivo, fuertemente iluminado, donde las pinceladas eran arrastradas hacia un centro que las concentraba.

Era hermoso el verlo, era magnífico tenerlo delante, más allá que se venía encima como si fuera una fuerza arrebatadora y ahí estaban el grupo de perros, los carpinteros cada uno en una rama, dos chivas que a veces las llevan a pacer en ese espacio, todos congregados como mirando hacía esa masa que daba la sensación que en cualquier momento nos arrollaría.

-Día extraño- le volví a decir a mí misma- ¿quién sabe qué mensajes nos traen estas señales?, más vale estar atento y obedecerlas, no está el tiempo como para rebelarnos creyendo luchar por una libertad que en última instancia es una farsa.- y seguí mi camino.

MÉXICO

CAMINO AL CAMPANARIO

EN BUSCA DE LAS SOMBRAS AMARILLAS

Te invito a visitar mi página de face

blog de themis

Y TAMBIÉN  EL BLOG

puedes encontrar otras entradas que te interesen.

Link Pagina Principal 1

GRACIAS A TODOS!!!! SALUDOS!!!!

FIRMA baja res

Anuncio publicitario

2 comentarios en “CAMINO AL CAMPANARIO (2)

Gracias por comentar...!!!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.