arte psicodelico

“AQUÍ VIENE EL SOL”

 

“Aquí viene el sol.
Aquí viene el sol.
Y yo digo que
Está bien.”

 

Había salido al patio a disfrutar de sus rayos que no solo calentaban sino que teñían con su dorado todo el alrededor, la luz había regresado después de varios días en donde el invierno había retornado mucho más feroz, cuando uno ya creía que había desaparecido, el calor se había hecho sentir de una forma muy extraña como si el verano hubiera llegado saltándose la primavera y ahí se hubiera quedado, sin embargo uno ya no sabe en qué tiempo se encuentra, hay que ir rompiendo esos viejos esquemas y volcarse a los nuevos, el de las sorpresas.

Sumaba su color gris al tiempo obscuro que estamos viviendo donde parece por momentos que nada va a cambiar, donde la esperanza con frecuencia se pierde, la tristeza inunda el panorama y no hay pronóstico hacia dónde la vida tomará su curso.

Estamos de duelo, el ayer ya no es, el continuo acostumbrado desapareció y ahora, ¿qué?……

“Querida,
Ha sido un largo, frío y solitario invierno.
Querida,
Se siente como si hiciera años
Que ha estado aquí.
Aquí viene el sol.
Aquí viene el sol.
Y yo digo que
Está bien.”

Me había sentado en los escalones agradeciendo a los cielos por estos momentos, donde un detalle apaciguaba todo aquello que se estaba congelando dentro.

En eso estaba cuando vino a mi cabeza la canción de Los Beatles “Aquí viene el sol”, escrita por George Harrison, en el último disco que sacaron, dicen que fue un día en que estaba ya cansado por todos los problemas que la banda traía, venía de un invierno muy crudo y muy largo, lo habían detenido por llevar marihuana, se vaticinaba ya el fin de una era para el cuarteto y él decidió no ir a una reunión legal que tenía con ellos y fue a refugiarse a la casa de campo de su amigo Erick Clapton.

Ahí sentado bajo un árbol y viendo al sol manifestarse, con su guitarra en la mano, la cual dicen siempre tenía cerca comienza a dejar nacer esta canción que entraña un mensaje muy válido de esperanza para estos momentos en que vivimos que nos da cuenta que ‘”por más cruel que sea el invierno, siempre saldrá el Sol de nuevo’, una analogía que se adaptaba a su vez perfectamente al proceso de ruptura que enfrentaban los fabulosos cuatro,.

 

 

Con ella surgió el recuerdo de cómo habían llegado a mi vida y de aquella vez que por primera vez los había escuchado.

 

AQUÍ LES VA LA HISTORIA

 

Estaba en mi primer año de la enseñanza secundaria, era octubre de 1962, ya era casi finales del año, y mi compañero de banco el cual viajaba mucho por el trabajo del padre se había ido a Inglaterra y venía muy sorprendido con el descubrimiento que había hecho de un grupo que según él iba a revolucionar la música por lo menos eso era lo que había escuchado, se llamaban Los Beatles y lograban volver locos a los fans, tanto así que por momentos no se podía escuchar lo que tocaban por los gritos y los llantos de los espectadores. El había ido a una de sus presentaciones y nunca había visto algo por el estilo, era un fenómeno social bien extraño el que ocasionaban.

Él me contaba mientras los dos nos protegíamos detrás de las dos grandes espaldas de nuestras compañeras de adelante, para que el maestro no se diera cuenta de nuestras conversaciones, las cuales aprovechábamos a tenerlas con aquellos que solían llegar, sentarse en su escritorio y hacer pasar a alguien al frente para que hablara del tema del día.

Quién sabe a quién se le había ocurrido que era buena medida sentar a los alumnos por apellidos y como los dos contábamos con letras casi al final del abecedario, más allá que nuestra estatura era muy reducida sin llegar a ser los primeros de las fila estábamos ubicados muy al principio. Para beneficio nuestro quedábamos escondidos pues resultaba que los que nos precedían eran mucho más robustos, tanto que nosotros no aparecíamos y si nos llamaba el maestro teníamos que pararnos para verlo o sacar la cabeza por el costado.

Así me fue contando de ese viaje, de su aventura, había traído un disco, el primero que habían sacado, pues aún no eran conocido ni sonaban en Uruguay.

Un día me lo prestó para que lo escuchara y la verdad que volví loca a la casa pues lo ponía a todo volumen y no eran muy del agrado de mi familia.

Pasaron unos meses ya habíamos pasado de grado, los cumpleaños de 15 empezaban a ser cotidianos en nuestras vidas, los Beatles ya sonaban en la radio, con muchos fanáticos y padres perseguidores de ellos, pues no se entendía el pelo largo, la forma en que se vestían, la reacción que provocaban en la concurrencia y muchos los consideraban música de los demonios y estaba completamente prohibida.

Cada fiesta que aparecía llevaba mi compañero su disco a solicitud de todos los que concurríamos, pues queríamos escucharlo y lo que era más bailar al ritmo de su son.

Sin embargo no había suerte, no era autorizado pues era una época en que se fiscalizaba todo, recuerdo en uno de esos cumpleaños que el papá de la quinceañera, pasaba entre las parejas que bailaban con un palito de unos veintecinco centímetros que ponía entre ambos y era la distancia que se tenía que respetar mientras los pies se movían y el cuerpo se transportaba, sin importarle la vergüenza que su hija estaba pasando frente a sus compañeros, que bueno solo lo veían como uno más de los que se estaban volviendo locos con los cambios que la época traía, sin recordar cómo se bailaba  el tango y otros ritmos en su juventud.

“Querida,
Las sonrisas vuelven a los rostros.
Querida,
Se siente como si hiciera años
Que ha estado aquí.
Aquí viene el sol.
Aquí viene el sol.
Y yo digo que
Está bien.”

Fiesta tras fiesta el mismo peregrinar, hasta que un día después de que casi la esperanza estaba perdida, llegó el instante del festejo de una compañera muy querida, hermosa no por su belleza física con la cual no era agraciada sino por la de su corazón que la hacía relucir con una luz muy especial.

Era en un lugar alejado de la ciudad, íbamos por el camino el campo y las chacras se empezaban a ver, y a lo lejos se asomaba un punto perdido en la noche estrellada donde muchas lucecitas relucían.

Un camino de parras iluminado era la entrada que llevaba a la casa, un sitio muy mágico sobre todo por ser un espacio al aire libre al cual no estábamos acostumbrados, lleno de vides, de luces tenues, que daban un resplandor de ensueño, de otra atmósfera, lejos de los muros de los salones de fiesta en donde eran usual que se realizaran.

En un momento cuando ya habían llegado todos y la fiesta estaba en su máximo apogeo, se acercó el papá de la quinceañera con cara muy seria.

-¿Quién trae el disco?- preguntó para sorpresa de todos.

-Yo- dijo el dueño

-Dámelo

Frente a los ojos expectantes de los que allí estábamos, esperando que era lo que iba a pasar, pasados unos largos instantes, comenzó a sentirse el ritmo y el……

“Love, love me do
You know I love you
I´ll always be true
So please, love me do
Oh, love me do”

surgió, el grito no tardó, con o sin pareja todos salimos a bailar, la alegría se había instalado, hasta los más reacios a moverse no pudieron quedarse quietos.

¡Se podía escuchar!, había permiso, ¡al fin! un padre que autorizaba y le regalaba ese asombro a su hija con la cual estaba bailando ese nuevo ritmo.

“Sol, sol, sol, aquí viene.
Sol, sol, sol, aquí viene.
Sol, sol, sol, aquí viene.
Sol, sol, sol, aquí viene.
Sol, sol, sol, aquí viene.”

En un solo instante todos recibíamos el regalo de esa música que abrió una nueva etapa, que no pudo ser abatida y que conquistó.

 

 

Así fue los Beatles llegaron para quedarse, ya después se escuchaban por todas partes.

“Querida,
Siento que el hielo se derrite lentamente.
Querida,
Se siente como si hiciera años
Que ha estado despejado.
Aquí viene el sol.
Aquí viene el sol.
Y yo digo que
Está bien.”

Hermosa canción, con una gran luminosidad, que abre una puerta a la esperanza, a acoger con fé un nuevo mañana, que no se sabe cuál será ni que deparará, lleno de anhelo para dejar atrás la cerrazón y el abatimiento, con el sol que se aparece trayendo sonrisas tras un largo y crudo invierno,  un alma que ya no se resiste en dejar lo que fue y se prepara para aceptar lo que sobrevendrá.

 

“Aquí viene el sol.
Aquí viene el sol.
Está bien.
Está bien. “

 

***

 

 

 

FOTOS TOMADAS DE INTERNET

sol

sol psicodelico

amanecer

Te invito a visitar mi página de face

blog de themis

Y TAMBIÉN  EL BLOG

puedes encontrar otras entradas que te interesen.

Link Pagina Principal 1

GRACIAS A TODOS!!!! SALUDOS!!!!

FIRMA baja res

10 comentarios en ““AQUÍ VIENE EL SOL”

    1. Si, es un lugar donde pasan muchas cosas y donde si te quedas en calma la inspiración surge pues los acontecimientos brotan.
      Sus canciones abrían a otro mundo más de paz, amor y hermandad sin embargo todavía se espera que el ser humano despierte. Gracias un abrazo grande

      Me gusta

  1. Gracias por tu relato y más que nada, gracias por esa canción. Yo soy feliz de tener un hermano mayor que me hizo “fan” de los Beatles.
    Claro que sufrí mucho cuando se separaron. Yo tenía apenas 12 años y no podía entender cómo 4 tipos que juntos hacían una música tn maravillosa, podían separarse.
    Con los años pude entender todo. Pero me quedó el recuerdo de la música escuchada y de tantas canciones bailadas.

    Le gusta a 1 persona

    1. Tal vez por eso mismo porque era maravillosa su obra y tocaba fibras muy profundas y todavía no había llegado el tiempo,
      Una época realmente de descubrimiento en lo musical, donde era un deleite.
      Me alegra mucho que te haya gustado la canción y te haya remontado a momentos pasados. Un abrazo grande y feliz fin de semana

      Me gusta

Gracias por comentar...!!!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .