mosca y hormiga

ENCUENTROS INESPERADOS: DISPUTANDO UNA DELICATESSEN

 

LA MOSCA Y LA HORMIGA

 

Había terminado de preparar unas galletitas de plátano, de esas que se hacen en el sartén que no necesitan harina sino con avena y un poco de maicena, cosa que el gluten no está presente, ni el azúcar, muy dietéticas y estaba esperando que el agua hirviera para hacer un café y así sentarme a saborearlas cuando de repente una mosca llama a mi atención.

Se me hacía muy extraño que no se moviera cuando la espantaba por el contrario se quedaba como paralizada, ni siquiera alzaba el vuelo solo daba brinquitos de lado.

Bien extraña se me hizo la situación pues no era lo común y ahí veo que hay lo que parecería una pequeña hormiga junto a ella que se movía como atacándola.

-¡Caray!, ¿Qué es esto?, una pelea entre una mosca y una hormiga, jamás en la vida se me hubiera imaginado el presenciar algo así.

-¿Qué es lo que estás defendiendo con tanta vehemencia?- le pregunté a la hormiga,  pues así se me hacía, como si algo ahí hubiera que valía dar la vida por él.

Entré corriendo a la casa en busca de mis lentes y la cámara para de esa forma poder ver mejor y ser partícipe en primer plano de un acontecimiento tan particular por lo menos a mí así se me hizo.

Esto sucedió como siempre sucede en una esquinita de mi tabla, ahí se encontraban las dos.

La mosca desde arriba la observaba, esperando el momento más propicio para arremeter.

 

 

En eso la alada bajó, se quería aproximar y la hormiga con mucha valentía se le fue encima y la corrió, la hacía dar la vuelta, alejarse, para de nuevo regresar no quería dejar lo que allí estaba.

 

 

Nunca pude darme cuenta que era lo que la hormiga protegía, más allá parecía que estaba como comiendo o bebiendo algo,  eso sí calculo que le gustaba mucho, pues no era un elemento que pretendiera cargar, todo lo contrario parecía que se deleitaba, que le daba sumo placer.

Ahí pensé que pudo haber sido algo dulce que había caído de la preparación, pues realmente las galletas habían quedado exquisitas.

Las dos muy golosas se lo disputaban sin ni siquiera advertir que yo ahí estaba y que de repente con un golpe nada más las hubiera hecho desaparecer, que increíble se me hizo esa falta de cuidado y de que no demostraran ninguna reacción instintiva, me pregunté a mí misma, ¿qué era lo que sucedía?, ¿ el por qué ese comportamiento?, pues no había nadie con quien compartir la escena.

Por más que las espantaba ninguna se alejaba, hasta había movido la tabla en busca de mejor luz y ellas sin ninguna reacción solo estaban perdidas en aquello que las centraba.

-¿A dónde lleva la adicción o será acaso que esta tabla tiene un atractivo muy especial para que los animalitos lleguen sin ningún problema a pedir o a comer el alimento que allí se encuentra y se sientan protegidos?.

¿Quién sabe?, cualquier cosa puede ser en este mundo, no me sorprende, ya estoy hasta pensando que esa esquina es un lugar de encanto.

Eso sí ganó la hormiga y después de un muy buen rato la mosca se fue volando, antes de desistir comenzó a hacer un zumbido muy especial, fuerte, se me hizo que estaba muy enojada, no se encontraba muy conforme por perder esa delicia que allí había.

Pequeñita, pequeñita sin embargo bien osada, obstinada y ofuscada.

Ahí la dejé que terminara de hacer lo que estaba haciendo, no fuera a ser que también a mí me terminara corriendo.

 

 

Ya mi café soltaba su aroma, ese aroma tan especial que hace que no se dilate el momento de poder saborearlo y me fui a disfrutarlo con mis galletas.

Igual que ellas hay placeres en esta vida que no se pueden desconocer y hay que ejercerlos cuando se nos permita.

 

MÉXICO

 

Te invito a visitar mi página de face

blog de themis

Y TAMBIÉN  EL BLOG

puedes encontrar otras entradas que te interesen.

Link Pagina Principal 1

GRACIAS A TODOS!!!! SALUDOS!!!!

FIRMA baja res

 

Anuncio publicitario

6 comentarios en “ENCUENTROS INESPERADOS: DISPUTANDO UNA DELICATESSEN

  1. En defensa de la ganadora del conflicto, se debe tener en cuenta que la hormiga goza de una preferencia que otorga ser considerada residente habitual, mientras la mosca como un pirata cualquiera, sólo busca una oportunidad de llenar la andorga y luego además dejar una mota de mierda, salir volando. Con la venia de la señora juez. Un abrazo.

    Le gusta a 1 persona

    1. Cuando quieras aquí te espero, ven bien preparada por todos los animalitos de Dios que por estos rumbos y en el patio te encuentras, nunca sabes con que te pueden salir. Serás muy bienvenida y la merienda la verdad que está muy sabrosa, nutritiva y dietética. Besos para tí también y muy feliz fin de semana

      Le gusta a 1 persona

Gracias por comentar...!!!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.