luna rosa_1

DESDE EL RETIRO: Las tardes en el patio

 

VESTIDA DE ENSUEÑO

 

El calor estaba en su apogeo, ya sentía que me iba a volver rana para ponerme a cantar pidiendo agua, no sabía si era el aire caliente que no me dejaba respirar o ese personaje que por ahí anda dando vueltas y nos tiene a todos encerrados, más allá descarté lo segundo pues no tenía ningún otro síntoma.

Había pasado prácticamente el día tirada, tomando suero el cual preparaba con azúcar, sal, limón y naranja pues veía como me deshidrataba,  es que el calor subió de repente, estamos en el desierto y ya se va camino al verano.

No corría ni una gota de aire, todo estaba tan tranquilo que parecía que el mundo había detenido su marcha.

En la tardecita como todos los días, salí al patio a tomar un poco de fresco pues dentro de la casa parecía estar en un horno.

Era el día en que llegaría la Luna Rosa, no iba a poder ir a verla allá en el espacio de rocas donde tengo mi platea, esta vez no había chance, necesitaba esperarla desde el patio, ni modo que se le iba a hacer hay que adaptarse y al mal tiempo ponerle buena cara.

Y agradecer, pues uno a veces no se da cuenta de las dádivas que nos regalan como en este caso tener un espacio, donde poder por momentos salir un mínimo del encierro y disfrutar del cielo.

En eso estaba, saboreando un aire más fresco, cuando se escuchó un trueno que hizo que todo retumbara, como si una gran tormenta se acercara.

El cielo empezó a obscurecerse el Sol desapareció, otro trueno que se perdió haciendo eco.

-Va a llover- escucho decir a alguien en la calle.

-Ya se huele la tierra mojada- le contestaron

Sí, así era se sentía su aroma. Mientras seguía la descarga de los cielos en forma de ruidosas explosiones, imaginaba que en cualquier momento llegaría la lluvia.

¡TIC!, ¡TAC!, ¡TIC!, una gota, otra gota, comenzaron a caer delante mío, me quedé parada dejando que se deslizaran por mi piel, esperando que la lluvia como un gran regalo me bañara.

No fue así, cayeron y cayeron, mojaron el piso que como plancha caliente las evaporaba en un instante.

Me quedé mirando cómo iba dibujando en el cemento diferentes puntos obscuros, grandes algunos de ellos.

 

 

Así se fue impregnando de gotas y yo miraba al cielo y dejaba que algunas se derramaran sobre mi cara, qué delicia, qué esperado momento, qué increíble sentirlas, refrescaban y le daban a la piel una sensación de volverse radiante.

No dio para bailar “Singing in de rain”, sin embargo era para reconocerse, aunque fueran unas cuantas gotas dieron otra dimensión al acontecimiento, anunciaba que ya dentro de poco ella se aparecería con más frecuencia aunque fuera de vez en vez.

Escasos minutos duró, más allá que fue inmenso el regocijo, la nube pasó y la lluvia se retiró.

 

El atardecer comenzó a hacerse cargo del cielo que con tanta nube no mostraba a la luna asomándose, estaba ¡tan hermoso!, vestido de rosa que me quedé abstraída mirándolo.

Cuando de repente al lado del tinaco, ahí se apareció ELLA, hermosamente bella, vestida  de ensueño, en un fondo  rosa y celeste, que la enaltecía, buscaba coronar al Cielo.

 

 

Por un rato me quedé contemplándola cómo jugaba con los nubes que la escondían y la destapaban y ella muy oronda las esperaba.

Hasta que de repente, la fueron cubriendo con lentitud como si un telón horizontal la arropara hasta desaparecerla.

 

 

-¡Oh!, se fue

Ya no apareció, hasta la noche cuando las nubes tapaban el cielo, solo su resplandor dejaba ver que allí se encontraba, hasta que por unos instantes afloró, mostrándose completa.

 

 

Ahí me quedé unos momentos disfrutando su mágico brillo hasta que fue cubierta y ya era la hora de preparar la cena.

 

MÉXICO

 

LA LUNA DE NIEVE

DESDE EL RETIRO: LA LUNA ROSA

 

 

 

Te invito a visitar mi página de face

blog de themis

 

Y TAMBIÉN  EL BLOG

puedes encontrar otras entradas que te interesen.

Link Pagina Principal 1

GRACIAS A TODOS!!!! SALUDOS!!!!

FIRMA baja res

4 comentarios en “DESDE EL RETIRO: Las tardes en el patio

    1. Lindo, tienes razón una pantalla de cine, así es esta patio rodeado de paredes, salvo que en vez de mirar hacia adelante, miras hacia arriba en muchos momentos. Un abrazo, la lluvia una delicia, ahora podría llegar otra y a todos bendiciría, el calor está agotador.

      Le gusta a 1 persona

Gracias por comentar...!!!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .