RUMBO A LA CIUDAD DE MÉXICO (3)

LA IDA AL CENTRO

Había llegado a la Ciudad y estaba contaminada hasta decir basta, más allá que parecía que nadie se daba cuenta y no veían muchos lo que mis ojos miraban, olía horrible y ya estaba pensando en regresarme sin hacer lo que había ido a hacer más que aquello que realmente era urgente.

Entre ello estaba ir al Centro, me gusta mucho andar por él, la verdad que es un lugar bien bonito de la ciudad, eso sí siempre congestionado.

 

Danzantes Ciudad de México

 

Allá me fui cuando sentí que ya había adquirido fuerza y que mi respiración en algo ya funcionaba un poco mejor aunque se me hacía muy pesado caminar.

La ciudad me estaba corriendo, no estaba fácil permanecer en ella, luego que me salí entró la contingencia ambiental, donde las cenizas del volcán Popocatepelt que inundaban el aire, más de ochenta incendios que se habían desatado en los Estados del alrededor de la capital, los vientos que llevaban el humo hacía ella, era lo que me provocaba esa sensación de inspirar un gel por las partículas que en él había y el aroma fétido a gases unido a que el calor estaba en su apogeo y quién sabe cuántas cosas más de las que ni se habla.

Eso si la contingencia la dejaron para fin de semana, pues entre semana la verdad que todos tienen razón es un caos pues altera la vida de la mayor parte de los más de veinte millones que viven en ella.

La fueron estirando, estirando, calculo hasta que ya no pudieron más, pues si, se corrían muchos peligros y por otro las urgencias en los hospitales se saturan, eso dicen, no lo he comprobado y espero no hacerlo.

Di mis vueltas y de repente me encontré en un espacio al que suelo ir el Atrio de San Francisco pues es una de las áreas que tienen verde y generalmente hay algo interesante, está ubicado en  la calle Madero, que es una peatonal, donde circulan personas como autos en los alrededores, la mayor parte de las veces está atascada.

 

calle Madero Ciudad de México

 

Allí vi por primera vez esculturas de Dalí, cuando la ciudad estaba aterrorizada por el terremoto que la había sacudido.  Estaba admirando las formas cuando comenzó a sonar una sirena fuertísima en mi ignorancia pregunté qué era eso, mientras veía a cantidad de personas entrando en la desesperación.

-Es el aviso porque va a temblar- me dicen-en otra vuelta les cuento la historia completa.

Allí estaba  el “Atrio Verde 2019”, donde fomentan el ir a oxigenarse, es broma, todavía no, calculo que los están preparando para el futuro, sobre ello pondrán una cúpula y podrás entrar a respirar límpidamente, aunque sea un rato.

Lo que promueven son las áreas verdes, irlas extendiendo a todos los lugares que se pueda, parece que hace ya unos años que lo vienen haciendo en este rinconcito bonito en donde aún algo de vegetación hay y se está confortable en él, sobre todo cuando se quiere descansar y entrar en otra atmósfera.

Entré, que mejor que estar cerca de una planta, más allá que por otro lado da risa por no llorar, pues uno dice resulta que todo lo verde, toda la vida en plantas que ahí había la mataron, dejaron que grandes bloques de cemento tomaran su lugar, en una época se extendían en forma horizontal, como en la Colonia, ahora se extienden de forma vertical en los edificios de varios pisos, da lo mismo, fueron paso a paso quitando lo que para ellos estorbaba y bueno la Naturaleza fue lo primero con lo que se arrasó, pues en cierta forma que era lo que buscaban “lxs hombrxs”: imitarla, quererla dominar, como si algún día iban a poder someter a la fuerza de la Vida.

No se ha dado cuenta que cuando creen que han llegado se aleja, es constante la constante de que cada descubrimiento muestra nueva incógnita, podrá crearla en tubos de ensayos o probetas, todo aquello que es terrenal, de eso no cabe la menor duda, ahora el fluir de la esencia misma ese, si ese, no llegará no hay conciencia desarrollada para ello, hay desarrollo intelectual el cual busca a su paralela: la inteligencia artificial, la que nos va a terminar dominando, en un ratito más, nada más, a la cual la máquina primero preparó el cerebro para que se lo comieran las apps y los chips.

Entonces ahora, empiezan a crear áreas verdes, en las cuales no puedes introducirte sin que sea caminando por el cemento, todo está en su lugar, nada está fuera, por lógica no te puedes sentar sobre la tierra, por otra parte a quién se le podría ocurrir eso, estaría delirante, a la Madre Tierra se la mira de lejos y en macetas o canteros, eso de andar libre es un peligro, podría corromper a muchas almas que ya están sujetas y de repente corren la ventura de extraviarse detrás del ser libre o descubrir de donde salieron y bueno eso no es nada bueno, por el contrario es confuso, trae problemas, mejor es que desde pequeños sepan que la tierra se la puede recorrer a través de las “pantallitas”, no ensucia, estar muy cerca de ella no es bueno, descompone.

 

ATRIO VERDE 2019 CIUDAD DE MÉXICO_2

 

Indudablemente para aquel que no tiene nada ni conoce siquiera que existe un espacio donde la Naturaleza todavía crece suelta y resuelta, un decir, pues en la mayor parte es sometida para que se acabe, estos ambientes son maravillosos, como lo estaba siendo para mí que el respirar se me estaba volviendo una gran dificultad y el sentarse a tomar un poco de aire hacía falta, al lado de un ser vivo verde, un compañero de vida.

 

 

Pues una hermosa reposera invita a tirarse a conectarte, leer los mensajes con paz y tranquilidad, cerca de unas plantas que dan un aire a como si se estuviera en un hotel del trópico,

 

ATRIO VERDE 2019 CIUDAD DE MÉXICO_2

 

otros espacios donde sentarse a checar el teléfono y mientras se respira el fresco que las plantas transmiten.

 

ATRIO VERDE 2019 CIUDAD DE MÉXICO_2

 

El agua que siempre da paz aunque sea en un pequeño estanque,

 

ATRIO VERDE 2019 CIUDAD DE MÉXICO_2

 

lugares donde sentarse, balancearse, descansar.

 

AATRIO VERDE 2019 CIUDAD DE MÉXICO_4

 

¡Goza de la Naturaleza!, eso si no la vayas a tocar, tu siempre en lo creado por la llamada “RAZA HUMANA”, pues eso si está garantizado, la otra por el contrario te puede salir con sorpresas inesperadas.

Allí me metí, pues bueno son los lugares que se crean, extraño, muy extraño ese comportamiento de sentirse orgullosos de que la vida crezca como ellos quieren que crezca, muchas veces o las más sin ni siquiera mirar la distribución que ella tiene en la realidad.

 

ATRIO VERDE 2019 CIUDAD DE MÉXICO_8

 

Lo agreste de ella asusta, hace que se entre en el miedo pues ya el hombre ha perdido o lo tiene muy distanciado ese sentir de ser una parte, por el contrario cada día se ve como el espanto se hace cargo de él cuando se introduce en ella, sobre todo cuando los caminos no están trazados, no hay indicaciones, no le van marcando los pasos a seguir, estar en comunión con ella es un acto que los somete a un gran cimbronazo interno que los hace desestructurarse y desconocerse.

Una vez leí un comentario acerca de un lugar natural donde alguien contestaba a alguien que preguntaba cómo era ese sitio, decía algo así como, que estaba bien para estar un día en él, y recorrer los puntos turísticos ya que contratando un guía en ese tiempo se hacía con rapidez, (claro sacarse la selfi, enviarla y decir: “Mírenme ¿dónde estoy?), pues no había mucho para hacer ya que la mayor parte era solo Naturaleza y paisaje.

Así está la vida, rumbo a eso se va a estar conectados y los que no quedarán marginados, rechazados, corridos, como seres primitivos, que viven asquerosamente cercanos a la Madre Tierra, cobijados por el Padre Cielo, caminando por ella descalzos sintiendo su energía subir por las plantas de los pies y llenándose de un conocimiento y sabor que se volverá “prohibido por descarado”, cual si fuera pornografía.

Allí me quedé un rato, gozando del disfrute de los niños que en ese espacio se encontraban, de todos los que se cobijaban en ese mini verde, con estructuras, con bancas, que invitaban a explayarse un poco y darse un momento de relax.

 

ATRIO VERDE 2019 CIUDAD DE MÉXICO_4

 

Ya había decidido irme pues todo alrededor decía, “Huye de este aire enrarecido”, que me hizo acordar a la película “El quinto elemento”, esa zona gris que se encontraba allá abajo de donde el aire circulaba.

Lo hice cuando buscaba un edificio por la parte alta y no lo encontraba, ahí me di cuenta que su cúspide lo tapaba una capa, eso que no pasaba nada, la verdad que no lo creía, mis sentidos estaban más agudizados que lo que los que ahí vivían decían.

Para despedirme de la ciudad, encaminé mis pasos a hacer algo que me gusta mucho cuando voy a ella, tomarme un delicioso helado de yogur con frutas y todos esos chunches que le ponen, chispas de chocolate, semillas, cereales y quién sabe que más.

Fui caminando despacito, despacito, hasta la heladería, para luego seguir mi camino a otra calle semi peatonal donde siempre se encuentran músicos callejeros y al sonido de un chello que daba magia al instante, me senté a saborear mi “consentimiento” e inundarme con las notas que volaban por los aires y hacían olvidar hasta en dónde se estaba metido.

 

                                                               FIN

 

CIUDAD DE MÉXICO

RUMBO A LA CIUDAD DE MÉXICO (1)

RUMBO A LA CIUDAD DE MÉXICO (2)

 

TE INVITO A QUE VISITES EL BLOG

puedes encontrar otras entradas que te interesen.

Link Pagina Principal 1

GRACIAS A TODOS!!!! SALUDOS!!!!

FIRMA baja res

 

Anuncios

6 comentarios en “RUMBO A LA CIUDAD DE MÉXICO (3)

    1. Así es, más allá pienso que no ha llegado a ser un ser humano, aún está en la etapa de persona, donde con una máscara trata de ocultar sus sentimientos más negativos, sus deseos son prioritarios a cualquier situación en la que viva. Un abrazo

      Me gusta

  1. Es verdad lo que dice Carlos y lo que dices tú, está normalizado lo anormal.
    Es muy triste la vida sin naturaleza, aún así se ve bonito ese lugar, algo es algo.
    Si no fuera por esos espacios no sé qué sería de nosotros, los habitantes de las grandes urbes.
    Qué rico el helado de yogur!
    Abrazo, Themis

    Le gusta a 2 personas

    1. Sí, normal es no poder respirar, normal es el alejamiento de la Naturaleza, me cuesta entenderlo, por eso creo que hablo tanto de ello.
      Ese lugarcito es muy bonito, es uno de mis rincones cuando voy a la ciudad, por lo menos me siento entre verde, es tranquilo, generalmente te encuentras con alguna cosa interesante. Sé que ese espacio es muy importantes para los que viven en ese Centro atiborrado de autos y personas, un lugar donde los niños por lo menos pueden jugar.
      Una delicia el helado, me encanta, lo disfruto al máximo.
      Un abrazo grande

      Le gusta a 1 persona

  2. Tengo la horrible sensación de que esta situación está normalizada en algunas grandes ciudades. E imagino a cada cual peregrinando para rematar la jornada abrazando su planta, también que hagamos lo que hagamos la cuestión de la superpoblación no tiene remedio. Un abrazo.
    Las fotos lo dicen todo.

    Le gusta a 1 persona

Gracias por comentar...!!!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.