CARRETERA Y MONTAÑAS_2

RUMBO A LA CIUDAD DE MÉXICO

 

LA ENTRADA A LA CIUDAD

Llovió, llovió en el desierto, con esa hermosa y agradecida lluvia me despedía, había sido todo un deleite pues  en el bosque y todos sus alrededores la seca era la que primaba y con ella los incendios, promoviendo un ambiente muy álgido.

Había que seguir el camino rumbo a la capital, no quedaba de otra, había pensado ir por unos días pues había varias situaciones para resolver.

Estaba en la estación de autobuses esperando que llamaran para la salida, el ruido era algo estrepitoso, estaban levantando los pisos, ¿quién sabe por qué?, de esas maniobras que uno no entiende, medio en cierta forma inexplicables, la máquina de picar sonaba con todo su estruendo.

¿Qué pasa?, era como si esos escándalos me estuvieran sometiendo a alguna prueba que venía de más allá probando mis niveles de resistencia, por donde iban mis pasos el ruido ensordecedor era lo que se hacía cargo del entorno.

El lugar donde vivo me había despedido con ellos, la ciudad me había recibido aún con una locura mayor y ahora me decía adiós con esto.

¿Qué será lo que vendrá luego?.

Me senté a esperar, pues aún faltaba para que saliera el autobús y me dediqué a observar lo que sucedía a mi alrededor.

Me llamó mucho la atención dos individuos, una muchacha y un señor, que caminaban sin parar, en una marcha con cierto frenesí, sin lugar a dudas no podían sujetar su ansiedad y el ambiente se las elevaba, pues sin lugar a dudas era de un estrépito que enloquecía, a cualquiera se le podía ir la cabeza en esa situación sin lugar a dudas,  por un lado parecía que nos estuvieran sometiendo a una tortura.

El viajaba con su esposa calculo, por la forma de relación que tenían, la cual estaba sentada cuidando los bolsos. Él se le acercaba, le hablaba, ella con un gesto contestaba o un monosílabo, él se iba caminando hacia una esquina, volvía y de nuevo reproducía lo anterior. Los tenía prácticamente a mi lado.

La muchacha daba vueltas en círculos alrededor de los asientos, arrastrando una maleta con rueditas, ida, metida quién sabe donde, tratando de sujetar a ese descontrol interno que estaba ahí nomás en la puerta a punto de estallar y que su cara no podía ocultar, indudablemente el mundo está enloqueciendo y nos está llevando a todos entre las patas.

Por otro lado muchos hablando por teléfono sin ningún reparo, como el ruido era infernal, gritaban.

Volvía a pasar la muchacha de las rueditas que hacían un chirrido en el loquero que se había formado, daban una nota de fondo, el señor del comentario regresaba.

Su esposa contestaba:

-Mmmmmmmmm- sin levantar sus ojos de la pantallita.

Él se volvía a ir llegaba a la esquina, giraba automáticamente y se regresaba.

Un niño hacía un berrinche de esos de armas tomar, quería que le compraran algo y una madre desesperada y harta trataba de hacerle entender que ya se había comido la “chatarra” adquirida con anterioridad. Persistía, persistía, no paraba.

¡WOW!, ¿qué es esto?, vaya locura la que está haciéndose cargo de la humanidad, ¿será la qué se viene?, ¿será que se volverá la cotidianidad?, ¿será que nos están preparando? o solo ¿será mi delirio?.

Hay muchas cosas que me cuesta entender, cómo el mundo no se da cuenta de los tiempos y sigue echándole leña al fuego, acrecentando todos los síntomas de esta atmósfera febril, disparatada.

El momento que se está viviendo está difícil, super intenso, a toda velocidad, son incesantes la cantidad de situaciones y estímulos que pueden pasar en segundos, en décimas y que luego se distancian y parece que fue hace mucho tiempo que sucedió y resulta que fue realmente un día antes y nos deja abrumados, cansados, sin energías, deprimidos o en algunos casos en una excitación que se demolería y se arrasaría con todo.

Hubo una época en que uno se podía dar el lujo de masticar, digerir, asimilar, acomodar las diferentes situaciones que le iban llegando, ahora solo se tragan, por eso hay veces que andamos con unos “empachos” emocionales que ni como tratarlos y a eso se le suman toda la contaminación, auditiva, visual, del aire y bueno de un sin fin de demandas que este estilo de vida nos promueve.

En eso vocean la salida, para ambos caminantes, como que fue la entrada en el sosiego, sin pensarlo siquiera se dirigieron con rapidez al embarque, pues para muchos que padecen de las diferentes fobias y ansiedades el sentirse contenido en el autobús los lleva a tranquilizarse, a otros al revés ahí se les despiertan.

Pues suele ser un poco más equilibrado y el hacer carretera suelta, explaya la visión y hace que el adentro se armonice con la vida, aunque sea un rato, si es que el tránsito fluye porque si no se entra en la desesperación igualito que en la ciudad cuando uno se siente encerrado.

 

CARRETERA Y MONTAÑAS_2

 

Un viaje tranquilo dentro de todo, era comienzo de semana y la carretera se podía decir que se dejaba transitar, cuatro horas está bueno para echarse una siestecita sobre todo si las películas que proyectan no son de nuestro agrado.

Así iba de a ratos durmiendo, de a ratos clavada en el paisaje donde la vista se perdía hasta encontrarse con alguna montaña allá a lo lejos,

 

CARRETERA Y MONTAÑAS_2

 

el tiempo pasaba sin que lo percibiera, en un momento quedé dormida en un sueño profundo el cual fue alterado por un olor penetrante a cloaca, me incorporé y vi que ya estábamos entrando en los accesos de la Ciudad de México, en donde generalmente es muy fuerte la fetidez que se siente y no es un panorama bonito.

 

ENTRADA CIUDAD DE MÉXICO

 

Una vez recorrido unas cuadras disminuye aunque viniendo de un lugar límpido, el sentir ese tufillo no desaparece del todo, sin embargo se hace tolerable.

Este aroma se me hizo desagradable en demasía, mientras percibía que cuando respiraba como una sustancia gelatinosa entraba por mis fosas nasales, era cómo si el aire fuera sólido.

Me sorprendió mucho esas sensaciones, no podía dejar de centrarme en ellas, veía que el autobús seguía y seguía y para nada descendía  la pestilencia y el aire gomoso.

¡WOW!, ¿Qué será esto?

Algo estaba pasando, sin lugar a dudas, algo a lo cual no estaba acostumbrada, que no había distinguido antes, la cosa no estaba bien por ningún lado que se le mirara.

Todo estaba enrarecido……

 

CONTINUARÁ….

Ciudad de México

 

 

TE INVITO A QUE VISITES EL BLOG

puedes encontrar otras entradas que te interesen.

Link Pagina Principal 1

GRACIAS A TODOS!!!! SALUDOS!!!!

FIRMA baja res

Anuncios

4 comentarios en “RUMBO A LA CIUDAD DE MÉXICO

  1. Y SOBREVIVISTE !!! Y eso es lo bueno En realidad muy cierto tu comentario!!!Muchas veces vivimos en medio de una locura !! Gracias a Dios en este caso nuestro hogar y nuestro lugar nos devuelve la PAZ Abrazo grande !!!

    Le gusta a 1 persona

    1. La historia va a seguir y ahí verás lo que sucedió, más allá que ese caos, esa locura, esa intensidad me sorprendieron tanto que los miraba como si estuviera viendo una película. Un abrazo grande!!!!

      Me gusta

  2. Hoy he tenido esa sensación de locura, fealdad y encierro mientras iba en el autobús. Mucho ruido, mucho calor, mucha gente y sí, parecía una tortura.
    Si se trata de ejercitar la calma en situaciones adversas es un buen ejercicio.
    Ya nos contarás en la siguiente parte qué estaba pasando y qué olor era ese, me has dejado intrigada.
    Un abrazo

    Le gusta a 1 persona

    1. Hola Eva, creo que es el tiempo de poner en práctica la calma en esas situaciones como dices pues las que se avecinan van a estar más congestionadas aún. Tú respira, no queda de otra.
      Seguiré con la historia y desentrañando esos aromas fétidamente exóticos. Un abrazo, que tengas una hermosa semana

      Me gusta

Gracias por comentar...!!!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.