DESIERTO DE ZAPOTITLÁN SALINAS_6

EL CAUCE DEL RÍO SECO (3)

Por el teatro de la sombra

Estaba en el Jardín Botánico, en el desierto, en México, por segunda vez, iba haciendo el mismo camino que había realizado hacía un tiempo rumbo al cauce del río seco donde un miedo irracional se había apoderado de mí.

Una extraña luz se había apropiado del ambiente, lo volvía mágico, se agudizaba la atención, era como si se pudiera ver lejos muy lejos, un terreno donde las hondonadas y las paredes se hacían cargo del entorno, unido al silencio insoslayable hacía de las imágenes que entraban por la retina juegos de visiones oníricas.

 

DESIERTO DE ZAPOTITLÁN SALINAS_6

 

Donde la sombra aparecía en todas partes, como que había momentos que era ella quien  guiaba en lo que fotografiaba, en algunos momentos junto a otros elementos con los cuales formaban coreografías estáticas que jugaban papeles venidos de la ilusión y se volvían escenas de cuentos que permitían a la imaginación viajar libre por todos sus laberintos internos e iba extrayendo de ellos todo aquello que tenía que salir para afuera, plasmarse en un algo que se enunciara, pues la Madre Tierra, es así, se expresa en concreto, hay que sacar para afuera todo aquello que va naciendo, darle una forma bella para sublimarlo y con ello fundir los opuestos. Así lo iba sintiendo.

Una gran biznaga hizo que volviera mis pasos frente a su llamado, volviéndome hacia ella para fotografiarla, la sombra ahí estaba no se quería mover, había que volverla parte de la escena y así desde ese instante se volvió la protagonista del momento.

 

DESIERTO DE ZAPOTITLÁN SALINAS_6

 

Me quedé mirando un camino que me mostraba y me adentré en él, como si fuera una señal para llegar a algún lugar donde algo me esperaba y no se tardó mucho en demostrar hacía donde se dirigían mis pasos, hacía un teatro de luces y sombras, donde mi proyección se volvía más notoria aún y jugaba un juego de una realidad ficticia, extraña por momentos.

 

DESIERTO DE ZAPOTITLÁN SALINAS_6

 

-Entra – fue la invitación

¿Qué sería lo adecuado en este caso, si no tenía idea clara hacia donde me dirigía?. ¿Escuchar esas voces o desconocerlas?.

-¿Entrar a dónde?- pregunte. No hubo respuesta.

Así lo hice con paso en una parte temeroso aunque firme pues se alejaba en la apariencia de la dirección a la que iba, más allá que como andaba en la búsqueda no estaba la certeza de seguir el camino correcto.

Caminaba con mucha precaución pues las grietas y las hondonadas se extendían por todo el alrededor dejando poco margen para caminar, miraba el suelo y esos aparentes laberintos que se extendían abajo de mis pies.

 

DESIERTO DE ZAPOTITLÁN SALINAS_6

 

De repente algo me hizo titubear y  enfocar mi mirada hacia un punto donde me encuentro con mi sombra, ya no en el camino por el que iba, ella iba por otro, ahí la veo pequeña, pequeñita, como andando por el filo de un abismo,  entrando a otro territorio.

 

DESIERTO DE ZAPOTITLÁN SALINAS_6

 

-Muévete unos pasos hacia la dirección que vas

Me moví y apareció duplicada, sin embargo su tamaño era enorme.

 

DESIERTO DE ZAPOTITLÁN SALINAS_6

 

No podía quitar los ojos de lo que veía, ese teatro me había atrapado, me fascinaba su forma de presentar la realidad.

Era como estar en un encanto donde uno no se cuestiona nada, solo contempla.

Ahí estaban el enano y el gigante, los dos enfrentándose, como queriendo ganar la confrontación, más allá que su actitud era la misma, uno miraba desde las alturas y el otro de la llanura.

-¿Quién es más en esta partida?. Los dos  “mi misma”

Mi mirada quedó clavada en lo que veía, como alucine, como si algo extraño sucediera que permitía ver fenómenos que desafiaban la visión. Era una proyección de lo que sucedía en mi adentro, ahí lo podía ver exteriorizado.

-La Tierra y el Cielo se hacen eco de la luz, se complementan y en el lugar donde se superponen crean estos espacios

¿Qué es lo que sucede?

-Sigue tu camino.  Encuentra.

Así fue, embelesada por lo que había visto y no entendía, tampoco era importante el hacerlo, sino meterse dentro de ese trayecto que el desierto me ofrecía y me iba acercando más a mi interior y así llegué en un instante a fundir a las dos en mis adentros, una fue creciendo y la otra reduciéndose, hasta que caminaron para encontrarse y se unieron, se volvieron una, la integración fue perfecta, se había vencido de esta manera a la dualidad, llegando al justo centro.

El último regalo en esa proyección de sombras fue la enseñanza de como fundir aquellas partes que se debaten dentro de uno mismo por preponderar.

-Abrázalas. Fúndelas. Desvanécelas.

Así lo hice.

Misión cumplida.

-Ahora eres el capitán de la nave y tu copiloto las fuerzas de los Cielos y la Tierra que por aquí se encuentran………………..

 

DESIERTO DE ZAPOTITLÁN SALINAS_6

 

El juego se había iniciado, me había invitado, me había atrapado,  me había mostrado como podía ser, llamaba a mi confianza, a mi entrega, a soltar para poder entrar en esa otra órbita: la del ensueño.

Ahora era mi elección si aceptaba o no.

 

Continuará…..

ZAPOTITLÁN SALINAS

México

 

Espero que  hayas disfrutado esta entrada …!

 Te invito a que te des una vuelta por el blog, donde encontrarás otros posts que te pueden atraer.

Imagen Link MENU PRINCIPAL B ByN

GRACIAS A TODOS!!!! SALUDOS!!!!

FIRMA baja res

 

 

 

Anuncios

4 comentarios en “EL CAUCE DEL RÍO SECO (3)

    1. Si, algo por el estilo, la mayor parte de los viajes llevan al autoconocimiento si lo tomas por esos rumbos. La Vida en si misma es un camino para tales fines, más allá que no siempre la vemos de esa forma. Un abrazo grande

      Me gusta

Gracias por comentar...!!!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.