paisaje montaña

HISTORIA DE ANIMALITOS: EL ACUERDO

LA INCERTIDUMBRE

No se sabía en la comunidad que podía pasar si todos se juntaban para la Fiesta de la Santa Cruz, si no podría haber algún problema, eso si, en lo que todos acordaban era que si se hacía algo, no hubiera trago, más allá que ya esa medida que habían adoptado y que realmente era muy eficiente para todos, no se siguió manteniendo pues los que ya estaban con el gobierno la habían levantado y bebían sin ningún miramiento, los otros los que estaban en la resistencia lo hacían con cierta reserva.

Los primeros en llevar el trago e invitarlo abiertamente fueron los “maestros” que después de la hora de clases se juntaban a beber, sin nadie que los limitara y sin importarles la regla que el pueblo había puesto, tampoco había nadie dentro de él que la hiciera respetar, los ánimos no estaban para ello, más allá que de un lado y de otro hablaban diciendo que esos no eran meros profesores, que estaban más preocupados por saber que estaba pasando dentro del lugar que enseñar a los niños, muchos sospechaban que salían de otro lado y no les gustaba mucho la forma en que se comportaban.

Habían algunos que opinaban y decían:

-Padre borracho, maestro borracho, niño borracho, segurito- sin embargo no se logró revocar el permiso, lo que es más se fue extendiendo a todos. Lo único que se respetaba era que no se vendía alcohol dentro de la comunidad, si se quería había que ir a la ciudad.

Poco a poco fueron introduciendo a aquellos que se acercaban a platicar y hasta que la botella no estuviera vacía no se movían y así la bebida volvió a hacerse cargo del lugar, pues si estabas con gobierno no había restricción, podías ir a la ciudad, traerte todos los litros que quisieras, beber en donde fuera y los otros tampoco  respetaban el acuerdo.

Por otra parte había dinero, pues cada dos meses les entregaban una cantidad que no era demasiado ya que entre el gasto del transporte para ir a recibirla, algo que se comía, pues el autobús que en ese momento era uno de los pocos medios de salida de lugar y  pasaba a las dos de la madrugada y regresaba como a las cinco de la tarde.

Eso sí, si tenían muchos hijos en edad escolar otra era la cosa, pues ahí si te tocaba un buen dinerito, más allá que con el tiempo las cosas cambiaron y mucho.

A veces rentaban una redila donde viajaban con ella repletísima sin embargo no tenían tantas limitaciones de horarios y se podían expandir un poco más allá en la ciudad.

 

redila cargada de gente

 

Más bien en las cercanías del mercado indígena donde prácticamente se hablaba su idioma y no tenían el impedimento de la lengua pues unas cuadras más arriba ya no se hablaba y hasta lo que es más había muchas personas que los miraban con muy mala cara y muchas veces hasta les decían cosas, por lo tanto preferían quedarse ahí en la vuelta, casi pegado a donde salían todo el transporte para las comunidades.

 

indígena vendiendo en mercado

 

Eso sí, las mujeres que fueron las primeras que cobraron, pues se le dio a ella y a todos aquellos que inscribieran a sus hijos en la escuela y a su vez les sacaran el acta de nacimiento, pues muchos niños  y adultos no la tenían, ya que como estaban en la resistencia no aceptaban nada del gobierno y por otro lado no les servía para nada.

Las mujeres se iban todas juntas y no se olvidaban de traer de regreso el aguardiente para el esposo, más allá que luego eran ellas quienes tenían que soportar la borrachera y hasta alguna agresión sobre todo cuando se ponía necio con alguna cosa que se le ocurriera, pero bueno también lo querían tener contento y si con eso lograban que él fuera por un momento feliz, había que hacerlo, pues era muy triste una mujer sola, sin hombre, tenía que depender del padre o de los hermanos o de algún cuñado, no era lo mismo.

Tener hombre era una bendición y las mujeres no veían bien a las mujeres que dejaban al marido, por más que le pegara, pues se les volvía una especie de amenaza, podía ir en busca de los  de las otras y eran un mal ejemplo para las jóvenes.

La joven tenía que aprender que una vez elegido con quien se iba a casar o juntar, ya no se podía dar marcha atrás, saliera como saliera, ella estoicamente tenía que aguantar lo que sucediera en la casa pues era su deber y obedecerlo,  para eso estaban todas las otras mujeres que eran quienes sostenían la tradición, para apoyarla en caso necesario, consolarla cuando tuviera problemas o para juzgarla, con las críticas segregarla y señalarla, de tal forma que no se sintiera con ganas de hacer ninguna acción que fuera contra las costumbres y si lo hacía mejor era salirse de la comunidad.

Cuando el gobierno pagaba, era mejor quedarse tranquilo en la casa, pues gran parte de la comunidad estaba beoda, dando tumbos. Si todo estaba tranquilo, todos bebían sin importar el bando al que pertenecían, pues era difícil resistirse a la tentación, de ahí que los pleitos comenzaran, pues entre una cosa  y otra salía el resentimiento de la separación, pues realmente les dolía y se podían llegar a echar en cara pleitos desde que eran niños.

Se quería que hubieran dos fiestas, pero el tuhunel, el que se encargaba de la iglesia y los principales no estuvieron de acuerdo, no se podían separar en la parte espiritual y esta no era “Fiesta de la Cultura” como había sido la otra, donde se podía decir que se podía discrepar y desconocerla, ésta era fiesta de la Iglesia y esa sí había una sola, no se dividía.

Claro que se festejaba a su manera, la ofrenda bajo las cruces no faltaban, cosa que no era algo del rito católico, sin embargo a la Iglesia lo aceptaba sin ningún problema, era parte del sincretismo.

 

Veníamos bajando de la casa de arriba, con Shiva que al llegar al agua del riachuelo comenzó a hacer su numerito, salió corriendo a esconderse entre la maleza.

 

burra terca_4

 

Se había puesto terca como  mula y no quería atravesarlo, desde que se le estaba enseñando a cargar la cosa no iba bien, parecía que estaba de malhumor y se fastidiaba de todo.

 

burra terca_4

 

Ahí estábamos tratando de convencerla, jale y jale, cuando un vecino iba rumbo arriba y se paró a platicar.

-¿No quiere andar la burrita?

-No, no le gusta cruzar el riachuelo

-Así son

Ahí como era usual uno se quedaba mirando la escena, por puro “chismoso” que se era y para ver si nacía alguna plática, cuando de repente todo contento dijo:

-Va a ver fiesta juntos, hay acuerdo.

-¡Qué bueno!, compa

-Sí, no es bien separar.

Ahí siguió contando parte de los pormenores, mientras mirábamos cual iba a ser la conducta de Shiva.

Al fin, después de varias reuniones para llegar a un acuerdo se decidió que la fiesta iba a ser para todos, como siempre, eso sí no iba a haber alcohol de por medio, ni siquiera con servidor y no se iba a permitir que ninguno asistiera con el estado ya puesto.

 

burra terca_2

 

Eso sí se había presentado un pequeño problema era que iba a pasar con los músicos, pues cada bando tenía los suyos, al final resolvieron después de deliberar que fueran todos y ahí vieran ellos como se acomodaban para que todos tocaran en alguna parte del rito y para el baile de la noche habían decidido contratar a un grupo de otra comunidad, pues también había dos, sin embargo prefirieron eso, más allá que luego las habladurías decían que había sido pues uno cantaba muy mal y el otro no sabía mucho de música, ni se sabía las letras.

¡Al fin!, Shiva cedió y seguimos nuestro camino.

 

burra terca_2

 

Eso había levantado el ánimo de todos, pues el que iba a ir para el gran baile era el que estaba de moda, dentro de los de bajo costo, pues el mero mero que hasta luces llevaba, en ese no se podía pensar, pues estaba muy lejos de lo que podían pagar.

También estaban contentos pues eran cinco horas las contratadas, dos más que las usuales, por otro lado habían acordado que tampoco se podía beber y para ello iba a haber agentes de los dos bandos mirando durante el baile para que si alguno no respetaba llevarlo a la cárcel.

Ya nos había dado todas las noticias de lo que había sucedido, ya que no teníamos conocimiento por estar alejados del pueblo.

Había habido acuerdo y ahora a preparar la fiesta, cómo se iba a celebrar, qué se iba a comer, en qué momentos se podía ir haciendo las diferentes labores, limpiar el lugar, plantar las mesas y las bancas.

Cuando llegamos todos estaban felices y contentos, pues si algo disfrutaban de verdad eran las fiestas y sobre todo el baile, donde eran muy pocos los que se lo perdían.

 

 

CONTINUARÁ……

México

Agradezco la imagen del mercado a quien la haya realizado.

 

HISTORIA DE ANIMALITOS: LO INESPERADO (1)

HISTORIA DE ANIMALITOS: LO INESPERADO (2)

HISTORIA DE ANIMALITOS: EN BUSCA DE ACUERDO

     
TE INVITO A QUE VISITES EL BLOG

                

puedes encontrar otras entradas que te interesen.

Link Pagina Principal 1

GRACIAS A TODOS!!!! SALUDOS!!!!
FIRMA baja res

 

4 comentarios en “HISTORIA DE ANIMALITOS: EL ACUERDO

    1. Creo que sí, sin embargo más allá que siguió con sus escenas, también hizo su trabajo, aunque muy consentida.
      En cierta manera las mujeres eran las que se encargaban de condenar a las otras mujeres y muchas con una gran severidad, todo un tema. La mujer la verduga de la mujer. Un abrazo

      Me gusta

Gracias por comentar...!!!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .