DETRAS DE CAMARA

EL ARTE DE LOS VECINOS: DETRÁS DE CÁMARA (5)

 

“UNA PANORÁMICA DEL TALLER DE LENGUAJE AUDIOVISUAL”
de
“LA ESCUELA ESQUINERA”

 

Había pasado por la mayor parte de los roles que en cierta forma se juegan cuando con un grupo se está grabando un audiovisual, desde el de claqueador o pizarrero, ese que golpea con las maderitas antes de cada escena , claro que como no había claquetas se hacía con las manos, buscar locaciones, decorar el espacio, actuar de muerta, en un guión de un psicótico que se le moría la madre y la tenía sentada en un sillón, que mejor para hacer el papel que la única que tenía la edad para serlo, con su pelo gris, donde entre lo blanca y pálida que soy sumado al maquillaje que me pusieron, otra que levantada del sepulcro parecía.

-Impresionás- me decían y les veía sus caras de sorpresa como si la Huesuda estuviera allí mismo, delante de sus ojos y hablando con ellos.

No me había mirado en un espejo, pues si lo hacía quien sabe si me seguía prestando para el personaje, el pánico escénico estaba en todo su apogeo,  al principio cuando me lo plantearon para mi adentro fue una sacudida y el “no” lo primero que surgió y luego el:  y “¿por qué no?”, qué es lo que me impide prestarme para actuar, ¿el miedo?, ¿la importancia personal?, ¿el exponerme? o ¿todas ellas juntas sumadas a algunas que ni me he dado cuenta?, ya es hora de acabar con todos esos pretextos, esas negaciones que uno trae dentro, que se anquilosan, así que acepté el papel de la madre fenecida, expirada.

Si no se hace cuando la Vida manda la oportunidad de superar un límite, pasará mucho tiempo para que envíe otra y quien sabe si se llegue. Es algo así como si no lo hago ahora, quién sabe si lo podré hacer después. La oportunidad se va y esa ya no regresa.

– ¡Véncelo!, y así fue. Hice de muertita, fue linda experiencia, la cual gocé mucho.

Pasé al set,  llegaron con los maquillajes y sin decir agua va o agua viene comenzaron la búsqueda del imitar la forma en que pinta la muerte al humano, mientras a mi alrededor se sentía el movimiento, cada quien metido en arreglar lo mejor posible el espacio en donde se iba a desarrollar la escena. El juego con las luces, con el acomodar los objetos buscando el lugar perfecto, donde daría a la imagen  el encuadre más acertado.

Me sentía en un mini set, con compañeros dando la vuelta para un lado para otro, midiendo luces, distancia, y yo sentada pues ese era mi papel y alrededor mío iba a girar la escena, estaba en mi rol de muerta, la vergüenza desaparecía, como absorbida por una fuerza que se iba encargando de desaparecerla, como si fuera una aspiradora.

Era la actriz, era el centro de la escena, estaba expuesta, todos me miraban, tomaban fotos, lo único que debía esperar era que me dijeran qué se esperaba de mí, qué me dirigieran, cómo querían que no me moviera.

Eso sí cuando me miré al espejo con el maquillaje, yo misma me asombré de lo cadáver que parecía, era como el retrato de mi futuro.

Crear un personaje con el grupo, describirlo, comenzar a escribir el guión, editar,  iluminar, más allá de todos los puestos en los que interactué, sin lugar a dudas en el que me pude sentir a mis anchas, fue en el de detrás de cámara.

Ese me cautivó y dentro de lo posible lo ejercí, fastidiando un poco a todos mis compañeros, ya que estar apuntándolos con una cámara a quienes no les gusta exponerse, cohíbe y más si uno no sabía bien en donde ubicarse y les malogra la escena que había quedado perfecta. Más allá, era el rol que me habían asignado y el cual ignoraba como ejercerlo.

Cada día que llegábamos al Taller lo primero que se hacía era preparar el mate, había varios rodando, pues con él es otra cosa el trabajo, la reunión del grupo, las charlas que emanan con su acompañamiento, tienden a ser más profundas, hasta si es un chisme de lo que se está hablando.  El mate lleva a todos los de la ronda a otra frecuencia, a otro manejo del tiempo, es como si este se enlenteciera, hermanando compañeros y genera otro sabor en la tarea.

Una vez que ya estaban preparados se iniciaba con una breve introducción donde se decía de lo que se iba a tratar el ejercicio y se daba toda la información más relevante para tenerse en cuenta, se proyectaban ejemplos o se veía alguno de los cortos que se habían producido, sobre ellos se daban consejos, se hacían observaciones, se sugería y se opinaba.

De acuerdo a los que estábamos se hacía que se numeraran del 1 al 4, los que coincidían en el número formaban un equipo y así quedaban  establecidos.

Mis compañeros eran de lo más surtidos, en profesiones, edades, acentos, eso sí era indiscutible que todos tenían una veta artística y que les gustaba la imagen y lo que alrededor de ella existe, los que no, después del primer día no regresaron.

 

DETRÁS DE CÁMARA

 

Cuando llegué al grupo y empecé a mirar a mi alrededor donde la edad promedio no llegaba a los cuarenta y veía un montón de caritas limpias, adolescentes, jóvenes en pleno apogeo de la experimentación y los de  cuarenta con todo un cúmulo de experiencia queriendo profundizar, realmente era un grupo con un gran potencial. Desde el primer día me sentí como la abuelita, pues mi edad se disparaba mucho del entorno, pero ni modo que se le iba a hacer, había que entrarle, por algo me había mandado la Vida por ese camino, había cosas que tenía que vivir, aprender y superar .

Se ve que los sesentañeros o más no se atreven a involucrarse en el estudio de la imagen y la filmación cuando no lo traen desde su juventud y si así es no necesitan estar en estos talleres, pues ya lo manejan, pero hay otros que ahora están comenzando con los teléfonos celulares a hacer sus primeros pininos en lo que a imagen se trata y bueno pueden profundizar en sus conocimientos, que la edad no sea un obstáculo para dar el primer paso en lo que sea, que no sea ella quien  detenga, pues hay quienes me han comentado que se les hace un poco difícil meterse por esos derroteros, más allá que les atrae, pues lo ven más como el mundo de sus nietos.

Y sí, tienen toda la razón, de sus nietos o de sus hijos, sin embargo no es algo que los tiene que espantar, el atreverse a romper con esquemas internalizados ayuda a darle otro sentido a la vida, renueva un interior que muchas veces se ha anquilosado, volviéndose una piedra que con los años pesa.

Este día que les presento hoy, nos habían mandado cómo ejercicio a hacer un tráiler, el grupo pensó en un personaje, de una  joven viuda, que llevaba muy poco de haber perdido al esposo. La soledad y la depresión unidas al miedo que tiene de seguir sola en la vida, la comienza a trastornar, sintiendo que hay alguien que la observa . Se buscaron locaciones donde filmar las diferentes escenas, se discutió la forma en que se iban a llevar a cabo y cómo ya había sucedido otras veces cada quien iba tomando el papel que más se le adecuaba.

 

 

Se comenzó la filmación y se fueron actuando las distintas escenas que se iban a realizar, detrás de cámara los fue siguiendo, dejando registrado los movimientos y la forma en que el equipo trabajaba.

 

DETRÁS DE CÁMARA

 

Muy gratificador compartir con ellos el trabajo, que cada día llevaba más a la compenetración y a encontrar nuevas formas de poder expresar lo que el grupo iba queriendo, ver la visión joven, que siempre le da frescura a los acontecimientos y así se fue armando el tráiler para la presentación de la película ficticia: “The Neighbor”.

 

Aquí les dejo el  “TRÁILER”

 

 

 

Y para cerrar el  “DETRÁS DE CÁMARA” .

 

 

 

¡¡¡¡Hasta la próxima entrega!!!!!!

Continuará….

 

“LAS CATRINAS EN MONTEVIDEO” Primera entrega

“DE VIAJE POR LA ESCUELA ESQUINERA” Segunda entrega

“UN SEÑOR MUY VIEJO CON UNAS ALAS ENORMES” Tercera entrega

“EL TALLER DE VESTUARIO” Cuarta entrega

 

 

Montevideo-Uruguay

2017

 

 

TE INVITO A QUE VISITES EL BLOG
puedes encontrar otras entradas que te pueden interesar.
Link Pagina Principal 1
GRACIAS A TODOS!!!! SALUDOS!!!!
FIRMA baja res

 

 

 

 

 

 

 

8 comentarios en “EL ARTE DE LOS VECINOS: DETRÁS DE CÁMARA (5)

    1. Hola William, adelante, hazlo, no te quedes con las ganas. En realidad no me preocupa la edad, justamente siento que no puede ser una excusa para dejar de hacer cosas. Gracis por tu comentario, te mando un abrazo grande

      Me gusta

Gracias por comentar...!!!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.