GATA MALORY

HISTORIA DE GATOS: MALORY

 

 

LA GATA QUE NO EXISTÍA

 

Es la hija de Hienita, la gata vagabunda que fue recogida de la calle y que vino con premio uno de ellos fue Malory y el otro su hermano el Güero.

A mí no me tocó estar cuando el alumbramiento, andaba por otras tierras, ya cuando los conocí, correteaban por todos lados, sobre todo el Güero que era un ser insoportable y de esos que uno lo quisiera desaparecer, sin embargo respeta pues también son parte de la Vida, pero él es otra historia que luego les contaré, pues es de su hermana de quien voy a hablarles hoy.

Cuando conocí a Malory me sorprendió que no emitía ni un solo sonido, era muda, si total y absolutamente muda, ella habitaba en el silencio y se mimetizaba con las cosas, muchas veces desaparecía y era difícil hallarla.

A veces se le podía encontrar cerca de Sasa que había sido quien la adoptó luego que su madre diera por terminada su labores maternas y a los manotazos la corrió de su alrededor.

Sasa entonces viendo libre el camino se encargó de consentirla y siguió prodigándole su cercanía, con lo obsesiva que es con la limpieza, comenzó a extendérsela a Malory y se pasaba grandes ratos acicalándola, con el beneplácito de la otra que se quedaba quieta, quietecita, sin hacer ningún movimiento que pudiera perturbar el momento o el frágil equilibrio emocional de su “madre adoptiva” y terminara con unos arañazos.

También otra cosa que me llamó la atención, era que como su madre biológica  se subía al tapanco y desde ahí divisaba todo o se escondía, ya su madre no lo usaba pues prefería andar afuera.

Pienso que también fue su refugio pues su hermano era un caos acompañado de la Pepis, quien lo había adoptado, que se encargó de enseñarle a jugar y correr por toda la casa, ya que en eso era una maestra, en el aseo ni que hablar, ninguno de los dos lo tenía mucho en cuenta y como quien dijera eran unos mugrientos, pero esta es otra historia.

 

PEPIS, EL GÜERO Y MALORY

 

Malory pasa tan desapercibida que hay veces que es como si no existiera, aunque poco a poco ha ido dando señales de presencia, sobre todo cuando se utiliza el tomate rojo en lo que cocina, pues otra que adicción tiene a él y apenas veía que  lo iba a usar se subía a la mesada y como no emitía ningún sonido, no se podía hacer notar, entonces empezó con la cabeza a golpearme el brazo para que le prestara atención y estiraba su naricita en dirección a mis manos, ahí la empecé a tener en cuenta, pues indudablemente algo me quería decir y ni me imaginaba yo que lo que quería era del fruto rojo.  Y bien que lo logró pues fue toda una solución a su falta de comunicación verbal, adoptó la gestual y la comenzamos a desarrollar y fue evolucionando ya nos entendíamos mucho mejor y creo que a las dos nos daba un gusto muy grande.

A partir de ahí, cuando nos veíamos venía y me daba golpecitos, nos rozábamos con nuestras cabezas y eso se transformó en un juego y una demostración de afecto, más allá que con eso también los gatos están mostrando, que te sienten parte de su grupo.

Siempre me dio la impresión de que era una gata que no se sentía con derecho a nada, no peleaba con otros y por otro lado era difícil que la pelearan, nadie la “pelaba”, ni los gatos ni los humanos, si está está y si no está no está.

 

GATA MALORY

 

Otro de sus hábitos comenzó a ser el tirar cosas que estuvieran arriba de la mesa, lo que se dejara cercano al borde ella se encargaba de darle el empujoncito final, un juego por un lado pero por otro daba señales de estar presente y que se la viera, pienso que estaba descubriendo que también tenía derechos, como parte de la hermandad gatuna, de la cual era una integrante más.

Más allá que los otros gritan más fuerte, son de dar muchos manotazos cuando algo se les interpone, cosa que a Malory no le gusta mucho, como que no sabe defenderse.

Tiene sus manías con el agua como su madre adoptiva, Sasa, salvo que a Malory le da por poner la pata en el bebedero e irlo corriendo, mientras desparrama el agua todo a su alrededor. Dicen que esta es una costumbre que tienen los gatos, ya que no pueden enfocar muy bien a los objetos que están cercanos a su nariz, con el movimiento crean ondas en el agua que se mueve y con eso pueden calcular la distancia.

La verdad que quien sabe, pero esta es una gata de esas, de las que mojan todo el piso.

De repente se queda con la mirada perdida,  enfocada en la nada, ida, generalmente abstraída como contemplando hacia abajo, con la cabeza media de lado, da la impresión de ser una gata soñadora, que habita un mundo más etéreo, igual que su madre biológica.

 

GATA MALORY

 

Un día sucedió, después de muchos meses en los que ya éramos grandes amigas y cuando iba a la cocina ella venía y con tomate o sin él se ponía cerca de donde estaba y nos rozábamos un poquito, escuché un sonidito que no pude definir, suave, cortito, quedo, quedísimo, pasó un rato y luego de nuevo, ahí me di cuenta que era Malory queriendo hablar. Le costaba mucho, era más el gesto que hacía con su cara que lo que salía de sonido, no era muda era de adquisición lenta del lenguaje, como esos niños que en sus casas todos hablan tanto, que ellos no emiten ni una palabra hasta pasado mucho tiempo, creo que del terror que les ocasiona el bullicio incesante y por otro lado herencia de la madre, que tampoco tiene un lenguaje muy fluido, ni emite sonidos muy seguido. Hay que esperar a ver si un día habla.

Ahora ya no se esconde, por el contrario suele andar más cerca de todos, se ha vuelto muy curiosa, juguetona y observadora.

 

GATA MALORY

 

Sigue sin poder hablar, apenas se le escucha, de vez en cuando un imperceptible “miau”, pero más allá de eso cuando nos vemos nos golpeamos con las cabezas, nos frotamos para un lado, luego para el otro y así nos mostramos cuanto nos queremos y lo bien que nos hemos llegado a comunicar.

 

Las Toscas

Uruguay

2017

 

Anuncios

4 comentarios en “HISTORIA DE GATOS: MALORY

Gracias por comentar...!!!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.