PALACIO LEGISLATIVO MONTEVIDEO

“Nada podemos esperar si no es de nosotros mismos” José Artigas

 

TRIBUTO “A DON JOSÉ”

 

“No hay que invertir el orden de la justicia.
Mirar por los infelices y no desampararlos sin más delito que su miseria.
Es preciso borrar esos excesos del despotismo.
Todo hombre es igual en presencia de la ley.
Sus virtudes o delitos los hacen amigables u odiosos.
Olvidemos esta maldita costumbre, que los engrandecimientos nacen de la cuna…”

José Artigas

 

Había salido de Las Toscas rumbo a Montevideo a una Gala Musical en el Palacio Legislativo:  “TRIBUTO A DON JOSÉ”, en el Salón de Los Pasos Perdidos.

Iba a cumplir un sueño de niña, ver ese Salón y sus mármoles en la noche, poder ser parte de su misterio.

Cuando bajé del autobús, allí lo tenía frente a mí, me quedé un rato contemplándolo,  ahí estaba solito, en su explanada.

Esperé el cambio de luces para poder cruzar, que me dieran el permiso, respiraba profundo mientras lo miraba, tratando de vaciarme de todo lo que traía para meterme  en esa otra atmósfera, y cuando ya estaba el siga, me fui adentrando despacito y sin prisa en él.

El Palacio estaba vestido de fiesta, lucía sus mejores galas, esplendoroso,  rodeado de avenidas anchas que pasan a su alrededor.

Hacía mucho tiempo que no lo veía en la noche y el recuerdo de haber estado dentro de él se remontaba a mis años niños, cuando me impactaba el verlo, tan grande y tan señorial frente a mi mirada.

 

PALACIO LEGISLATIVO MONTEVIDEO

 

Ahora no se me hacía tan enorme, por el contrario, guarda la proporción de todas las cosas en Uruguay, pequeñas si se las compara con otras edificadas o realizadas en otras partes del orbe, sin embargo tienen ese encanto de lo justo y perfecto realizado en las condiciones y con los materiales con los que se contaban en aquel momento, muestra el refinamiento de un pueblo que si bien no era opulento, su educación  que era el máximo valor que se podía tener en ese tiempo, le permitía disfrutar de la belleza de lo sencillo y lo sobrio.

Crucé la calle y me fui acercando a sus escalinatas que invitaban a ser recorridas, cruzar esa hermosura de columnas y entrar al recinto.

La fui subiendo lentamente, gozando cada paso que por ellas daba, en donde desplegaba su gran majestuosidad,  sin necesidad de ostentar nada para lograrla, sólo con el equilibrio y la armonía que su estructura alcanza es suficiente para revelarla.

Para realzar más su lucimiento, su iluminación contrastaba con un cielo obscuro, calmo, con una temperatura ideal para tomarse el tiempo y dejarse deslumbrar por él.

Muchas  personas se encontraban sentadas en los escalones, disfrutando de un “veranillo”, que el invierno nos había regalado, esperando para entrar luego al Salón.

Así llegué al fin de la escalinata, me acerqué a la puerta que me iba a llevar al Salón de los Pasos Perdidos donde se iba a desarrollar el encuentro.

Con un cálido:

– Buenas noches, bienvenida-fue el recibimiento.

Así me sentí y sumergiéndome en un viaje que no sabía de qué se iba a tratar, eso sí, lo único que conocía  era que iban a celebrar a Artigas, en el Salón de los Pasos Perdidos en la noche y a cantar ” A Don José” de Rubén Lena, el himno cultural y  popular uruguayo al máximo prócer, que sembró el espíritu de libertad por los territorios de la Banda Oriental, donde La República Oriental del Uruguay era parte de esa región y terminó corrido por todos aquellos que lo traicionaron, dejándolo solo y cambiando de rumbo a último momento.

Esos tres sucesos  casi se podía decir que aseguraban un Evento, donde el Espíritu suele darse la vuelta.

Mi corazón brincaba de contento, por el solo hecho de poder estar en el Salón a esa hora de la noche, ver el esplendor de sus mármoles y granitos, estéticamente acomodados, todos ellos sacados de canteras de diferentes departamentos del Uruguay.

Era temprano aún, no había llegado el público que en un rato nada más colmaría el espacio.

 

PALACIO LEGISLATIVO MONTEVIDEO

 

Fui dándole la vuelta, mirando las pinturas del techo, deleitándome con los espejos, viendo las vetas anárquicas de los mármoles que dejaban sentir sus juegos de vibraciones.

 

palacio legislativo uruguay

 

Sin darme cuenta, la Sala se fue colmando, personas de todas las edades, géneros, capacidades, estaban ahí congregadas para rendir el TRIBUTO A DON JOSÉ, “el Jefe de los Orientales”,  “El Protector de los Pueblos Libres”.

 

PALACIO LEGISLATIVO MONTEVIDEO

 

En un momento nada más, el escenario montado con luces que destellaban los colores artiguistas daría cabida al canto popular, representado en las voces de Ana Prada y Pata Kramer, Eduardo Larbanois & Mario Carrero para gozo de ese pueblo oriental.

 

“Toda clase de precaución debe prodigarse cuando se trata de fijar nuestro destino.”
José Artigas

(Continuará…)

“Con libertad no ofendo ni temo” (Primera parte)

 

Montevideo

Uruguay

2017

 

 

.

 

TE INVITO A QUE VISITES EL BLOG

puedes encontrar otras entradas que te pueden interesar.

Link Pagina Principal 1

GRACIAS A TODOS!!!! SALUDOS!!!!

FIRMA baja res

8 comentarios en ““Nada podemos esperar si no es de nosotros mismos” José Artigas

  1. Hola, al llegar al Palacio !trasmitis tu sentir de una manera!! que es difícil no emocionarse.
    La frase con la cual abrís,.. que decir, es una.maxima para la vida!!
    Otra vez “continuará…” ? Chan!
    beso

    Le gusta a 1 persona

  2. me encanta leer lo que escribís o más bien lo que describís que por estar o verlo no lo dimensionamos o no le damos el valor que deberíamos, nos cuesta, me cuesta hablar de lo nuestro lo presente lo pasado no halagamos ni recordamos lo suficiente siempre lo mediato se lleva la delantera

    Le gusta a 1 persona

    1. Así es Marisol, de lo que se es capaz no se ve, más allá que hay miles de ejemplos y la comparación con otros que tanto daño hace sin reconocerse, en cierta forma es una manera de mantener el disgusto y no estar conformes con nada.
      Me alegra mucho que te guste lo que escribo. Un abrazo grande e infinito

      Me gusta

  3. La memoria es como las estaciones, la llegada de una borra de la memoria las anteriores. Me gusta que, a pesar del fracaso, aún se celebre que un hombre de corazón se durmió para siempre en el exilio. Un abrazo.
    El edificio es impresionante.

    Le gusta a 1 persona

    1. Artigas es el máximo prócer de los uruguayos más allá que convive su figura junto a todos los que lo traicionaron, que también tienen su lugar, pues más allá fueron los que comenzaron gobernando el país. El edificio es muy pero muy hermoso. Un abrazo

      Le gusta a 1 persona

Responder a Marisol García Mesa Cancelar respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.