EL REGALO DEL RETORNO (6)

 

Explorando el riachuelo para dejar a la colibrí en paz

 

Habíamos estado haciendo un collage con los niños en “el Taller del Petate” y ya cansados de estar encerrados pues como habíamos resuelto no trabajar fuera como lo hacíamos siempre debido a la colibrí que hizo su nido en el alero y ahora tenía a su polluelo con unos días de nacido, no queríamos perturbarla más de lo que ya estaba, entonces decidimos salir a remontar el riachuelo, que era uno de los pendientes que teníamos.

Lo iban a venir a limpiar al otro día, pues había crecido demasiada plantas en él y pronto llegarían las lluvias, con ellas de un segundo para otro nace, trayendo con él todo el caudal y su música.

Remontar el riachuelo es para los niños una gran aventura y una exploración, pues ellos solos no pueden ir, en sus casas no les permiten acercarse a él, aún si está sin agua.

 

 

Lo recorrimos, Edwin como siempre encontró una larva de escarabajo, que se puso a observar y a preguntar.

-¿Es un gusanito?

-Es una larva de un escarabajo, Edwin.

-Se está abrazando-dice-por la forma en que estaba enroscado.

 

LARVA DE ESCARABAJO_

 

Ahí nos pusimos a mirarla y a hablar del animalito en que se iba a transformar luego.

 

 

Seguimos caminando por el riachuelo subiendo por sus piedras y bajándolo, cuando ya no dio para más nos pusimos a recolectar ramitas para iniciar el fuego.

De regreso a la casa, cargados de ramitas que ya es la costumbre, pues nunca son suficientes, manía mía que ellos no entienden mucho para que lo hago, pues para ellos eso no es leña para el fogón, pues están muy chiquitas, sin embargo cada día que pasa preguntan:

-¿Tienes ramitas para el fuego?- o ya llegan con ellas en la mano que  juntaron antes de llegar.

Juntar ramitas es una forma de meditación que va llevando a la calma, a la tranquilidad, ellos no lo saben sin embargo cada día se compenetran más cuando lo hacen. La mente se desconecta del resto del mundo y se concentra por un momento, libera endorfinas y se logra una mayor distensión. Meditar tendría que ser una actividad para fomentar en los niños al igual que el silencio, esta es una forma de hacerlo, una meditación en movimiento.

 

 

Edwin de repente dice:

– Mira el árbol de este bichito- señalando a una chinche como de un poco menos de un centímetro, pasando por debajo de un pasto alto. Así me mostró como había entendido el irse metiendo en el mundo de lo pequeño en el del detalle, algo que habíamos trabajado en la observación, para enseñarles a cuidar toda la vida que hay alrededor, pues en este lugar hay que empezar desde pequeñitos a educar el preservar a la Naturaleza, pues son aún los que están más cerca de ella y la destruyen por falta de conciencia. Tomar conciencia desde pequeños, es plantar la semilla del respeto en el preciso instante en que se empiezan a abrir al mundo, a reconocerlo.

 

INSECTO_

 

Un día habíamos hecho comparaciones, del tamaño nuestro y el de los insectos, de ahí nos habíamos imaginado que de repente viniera un gigante, nos viera y dijera:

-Mira, estos animalitos, no sirven para nada, le voy a poner el zapato encima.

¿Eso nos gustaría?, ¿cómo nos sentiríamos?, ¿para qué lo harían si no les estábamos haciendo nada?.

De ahí surgió la plática, hicimos un cuento de cómo sería vivir en el mundo de los gigantes, una representación, en donde en vez de que nos destruyeran se hicieron nuestros amigos y de esa manera podíamos compartir el mundo.

Edwin aún estaba pequeñito cuando eso pasó, sin embargo le quedó asimilado y ahora él puede hacer comparaciones y recrearse viendo la escena, agachándose y pudiendo verla más de cerca y dejar al animalito pasear en paz, sin quererlo matar como era su costumbre.

Eso me mostró que ya podía confiar en ellos.

De repente se escuchó una voz que los llamaba y después de recoger todo salieron corriendo, ya la tardecita estaba llegando, era hora de comer y prepararse para el otro día.

-Y, ¿el cuento?- dice Sheila

-Será para mañana

La colibrí ahí seguía, bien atareada, dándole de comer a su cría cada quince o veinte minutos,  aunque en una parte ya mucho más calma o por lo menos comenzábamos a entendernos cuando estábamos solas, pues aún los niños la alteraban y se desaparecía. Era mi despertador de todas las mañanas, infaliblemente llegaba y hasta que no me veía levantada no se alejaba.

 

COLIBRI EN EL NIDO

 

Estaba en la cocina prendiendo fuego, cuando algo se mueve fuera….

¿Quién será?………………………………..esta interrogante queda para ser contestada otro día.

 

 Espero hayas disfrutado esta historia…!

 

              Conocer tu opinión y difundir este contenido es algo que me interesa mucho…!

Te agradecería que me dejaras algún comentario, le dieras like y compartieras con otras personas… Gracias…!

Visita alguna de las otras entradas de este blog,  seguro encontrarás más artículos que te van a gustar.

Link Pagina Principal 1

 

   Gracias por tu visita…!!!

¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡    HASTA LA VISTA    !!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!

Desde el respeto a la diversidad les mando armonía.

FIRMA baja res

Save

Save

Save

Save

Save

Save

Save

Save

Save

Save

Save

Anuncios

4 comentarios en “EL REGALO DEL RETORNO (6)

Gracias por comentar...!!!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s